La OTAN endurece sus ataques sobre Sirte y los rebeldes preparan el asalto a Bani Walid

  • Gadafi y su hijo están en el país y "muy bien de ánimos", según una televisión árabe con hilo directo.

Los aviones de la OTAN golpearon ayer con dureza el área de Sirte, la ciudad natal del líder libio Muamar el Gadafi y uno de los últimos focos de resistencia del antiguo régimen, destruyendo una veintena de objetivos militares.

Según informó ayer la organización en un comunicado, sus fuerzas acabaron con 6 tanques y una decena de vehículos de combate. También se destruyeron en la zona varias piezas de artillería y un almacén de municiones.

Además, la Alianza también atacó en las últimas horas otro de los bastiones de la resistencia gadafista, Sebha, donde acabó con una instalación de misiles tierra-aire.

Pero las miradas siguen puestas en el paradero y el estado de Gadafi. En este sentido, Michan al Juburi, jefe de la televisión árabe Arrai (único medio con el que el dictador mantiene contacto), aseguró ayer que Gadafi y su hijo Saif el Islam siguen en Libia y están "muy bien de ánimo".

"Puedo decirles que hablé con Gadafi muy recientemente. Está en Libia, está muy bien de ánimo, se siente fuerte, no tiene miedo, y espera morir combatiendo contra los ocupantes", afirmó este antiguo diputado sunita iraquí. "Su hijo Saif al Islam tiene el mismo estado de ánimo", añadió.

Preguntado sobre los medios para entrar en contacto, respondió: "Cuando necesito hablarle, le envío un mensaje o es él quien pone en contacto conmigo cuando quiere hacerme llegar un mensaje", dijo Juburi, de 54 años.

En la jornada de ayer, la ciudad bastión de Gadafi Bani Walid continuaba asediada por los rebeldes, que están preparados para atacar y apostados en la frontera decomisando las armas a los leales al régimen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios