Netanyahu promete un "cambio real" tras la mayor protesta en la historia de Israel

  • El Gobierno nombra un comité para evaluar una serie de medidas con los líderes sociales

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, prometió ayer que trabajará para que se produzca un "cambio real" en la situación social del país después de que el sábado unas 450.000 personas se manifestaran contra los desorbitados costes de vida.

Unas 300.000 personas en Tel Aviv y decenas de miles más en otras ciudades del país pidieron "justicia social" en la mayor protesta de la historia en Israel.

"El Gobierno que lidero está comprometido a llevar a cabo cambios reales para reducir el elevado coste de vida", dijo el mandatario a su Gabinete.

Netanyahu ha nombrado un comité ministerial para evaluar un abanico de medidas con líderes de las protestas sociales, que irrumpieron a mediados de julio. Se espera que el comité presente propuestas para combatir los altísimos precios de la vivienda y los alimentos en el país.

El primer ministro prometió que actuará "rápidamente" cuando reciba esas propuestas, pero hizo hincapié en la necesidad de equilibrar "las sensibilidades sociales con las responsabilidades económicas". "Sólo si no tenemos una economía que se desintegre, caiga y colapse, como está sucediendo con algunos países en Europa, sólo así podremos realmente lidiar con el elevado coste de la vida y solucionar esas injusticias (sociales)", señaló.

Desde mediados de julio, miles de personas acampan en el bulevar Rothschild de Tel Aviv y en otros puntos de Israel, y llevan a cabo manifestaciones de protesta las noches de los sábados.

Por otro lado, Israel volvió a negarse a disculparse por el asalto a la flotilla de ayuda a Gaza hace 15 meses que saldó con nueve muertos a bordo del barco turco Mavi Mármara.

"Israel lamenta la pérdida de vidas humanas", dijo Netanyahu en la sesión semanal del Gabinete en Jerusalén. "Sin embargo no tenemos que disculparnos por proteger a nuestros ciudadanos", afirmó. No fue la intención de Israel que las relaciones con su socio turco empeorasen así, señaló.

El desencadenante de las últimas disputas con Turquía fue la publicación el viernes de un informe de la ONU sobre el asalto al barco turco de la Flotilla de la Libertad, que pretendía romper el bloqueo a Gaza. La investigación justifica la posición y la acción de Israel, al considerar que los soldados tenían potestad para defenderse, pero criticaba el uso excesivo de la fuerza por parte de Israel. Tras la publicación del informe, Turquía expulsó al embajador israelí y congeló los acuerdos militares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios