Israel y Egipto pasan la página del cruento asalto a la Embajada judía

  • Los tres fallecidos en los disturbios ante la legación en El Cairo fueron tiroteados

Las declaraciones conciliadoras de varios dirigentes indican que Israel aspira a calmar la situación con Egipto para preservar el "estratégico" tratado de paz con su principal vecino, a pesar de la violencia sin precedentes de la toma de su embajada en El Cairo por centenas de manifestantes durante la madrugada del sábado.

"Haremos todo lo posible para que las relaciones entre los dos países vuelvan a la normalidad", aseguró ayer Gilan Erdan, ministro israelí de Medio Ambiente. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, ya destacó el sábado que lo esencial era preservar el tratado de paz que rubricaron en 1979, el primero firmado por Israel con un país árabe.

Después de la caída del presidente Hosni Mubarak, las relaciones bilaterales se deterioraron luego que el 18 de agosto tropas israelíes que perseguían a los presuntos autores de ataques en el sur de Israel mataran a cinco policías egipcios cerca de la frontera con Egipto.

El sábado en la mañana, el embajador de Israel en Egipto, Yitzhak Levanon, volvió precipitadamente a Israel con 80 miembros del personal diplomático y sus familias, todos sanos y salvos tras el asalto a la legación en El Cairo. Las tres personas que fallecieron en los disturbios murieron a causa de disparos, según los estudios forenses, si bien en un inicio se informó de que al menos una sufrió un ataque cardiaco.

Una fuente del servicio egipcio de Medicina Forense aseguró a la agencia oficial de noticias Mena que se encontró una bala en una de las víctimas, mientras que en los otros dos casos los proyectiles atravesaron los cuerpos.

El jefe de la junta militar egipcia, mariscal Husein Tantaui, no se presentó ayer a la vista del juicio contra Mubarak.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios