Ascienden a 21 los muertos por la represión de las protestas del viernes en Siria

  • La UE aumentará la presión sobre Asad tras entrar en vigor el embargo de petróleo

Al menos 21 personas murieron el viernes en la represión por parte de las fuerzas de seguridad de las protestas contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Asad, informó ayer la Organización Siria de Derechos Humanos (OSDH).

Según esta organización no gubernamental, nueve de las víctimas murieron en la provincia de Rif Damasco, junto a la capital siria; mientras que otras nueve perdieron la vida en la zona de Homs (centro), y otros tres civiles en Deir al Zur, ubicada en el noreste del país.

La organización pro derechos humanos denunció que las fuerzas del régimen lanzaron anoche una campaña de detenciones de activistas en la localidad de Al Bab, situada en Homs.

También ayer, en el mismo día en el que entró en vigor su embargo a las importaciones del petróleo sirio, la Unión Europea apostó por seguir endureciendo las medidas de presión sobre el régimen de Asad y por tratar de lograr una condena explícita de la ONU.

Tras reunirse con los ministros de Exteriores de los Veintisiete, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, confirmó en una rueda de prensa que el bloque va a seguir estudiando formas de usar su capacidad, por ejemplo por la vía económica, para presionar a Damasco. "Las discusiones siguen para ver qué podemos hacer", indicó Ashton, que no quiso especular sobre las posibles medidas concretas.

Esos nuevos movimientos pasan, según el ministro francés, Alain Juppé, por "endurecer las sanciones", "seguir trabajando en las Naciones Unidas para lograr una condena más explícita del régimen sirio" y "trabajar con la oposición".

El mensaje de los europeos en favor de más sanciones llegó ayer poco después de que Rusia criticara el embargo petrolero aprobado por la UE. "Siempre hemos dicho que las sanciones unilaterales no llevan a ninguna parte. Esto destruye el enfoque de socios ante cualquier crisis", dijo el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

Los Veintisiete no quisieron entrar en polémicas con Moscú, pero defendieron sus sanciones como el método más efectivo para forzar a las autoridades sirias a detener la violencia y abrir un proceso de transición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios