Las ventas de pesca en las tres lonjas de la comarca cayeron un 19,4% hasta junio

  • La flota de Tarifa, la única que logró elevar sus cifras de capturas y venta

  • La Línea redujo su producción pesquera en un 64%

Un trabajador de la lonja de Tarifa cubre las capturas con hielo, en foto de archivo. Un trabajador de la lonja de Tarifa cubre las capturas con hielo, en foto de archivo.

Un trabajador de la lonja de Tarifa cubre las capturas con hielo, en foto de archivo. / e. fenoy

El sector pesquero del Campo de Gibraltar continúa sumido en un año marcado por el desigual comportamiento y cifra de negocio de sus flotas. La pesca descargada en las tres lonjas de la comarca, situadas en los puertos pesqueros Algeciras, La Línea y Tarifa, cayó un 19,4% en el primer semestre del año en comparación con el mismo periodo de 2016. Vinculado a este descenso, la facturación conjunta de las tres instalaciones mayoristas se resintió en un 8,2%, según los datos que computa la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía.

Las tres lonjas despacharon en total 618 toneladas de productos pesqueros en la primera mitad del año frente a las 767 registradas en 2016. Este volumen de producción tuvo un valor conjunto de 2,89 millones de euros (3,15 millones de euros en el mismo periodo del año pasado).

Aunque se trata de una cifra negativa en conjunto, el comportamiento de las tres instalaciones fue irregular. Sólo en la de Tarifa se apreció un crecimiento en la cifra de capturas y facturación conforme al valor de la producción en primera venta.

El resultado agrupado de la explotación de las tres lonjas se ha suavizado en el segundo trimestre del año, puesto que el primero (enero-marzo) se saldó con un fuerte descenso en el volumen de pesca vendida, con un 40% menos, que hizo caer el valor de venta en un 30%. A lo largo del segundo trimestre (abril-junio) la caída se ha moderado.

Por instalaciones, la lonja pesquera de Algeciras registró un volumen de capturas de 317,8 toneladas, un 59,7% más que en la primera mitad del año precedente, donde llegaron a puerto 198,9 toneladas de productos. Sin embargo, la facturación fue inferior: 1 millón de euros frente a 1,3 millones de euros del año 2016 (-16,7%). La situación se explica por el mayor incremento de capturas de especies con un valor de venta bajo frente a un paro en la faena del voraz que se mantuvo de enero a marzo, meses en los que no hubo capturas ni descargas de esta especie en el puerto de Algeciras. El voraz (besugo de pinta) es una de las variedades que alcanza las mayores cotizaciones en la sala de ventas. El atún rojo compensó en cierta medida las cifras.

En La Línea, la primera mitad del año se saldó con 154,3 toneladas de productos pesqueros, un 64,8% menos, dado que el año anterior la flota linense capturó 439 toneladas en la primera mitad del ejercicio. La caída tuvo su reflejo en la cifra de ventas, con 250.746,5 euros, un 44,1% menos que en el mismo periodo del año anterior en el que la lonja linense facturó 448.738,43 euros.

Los pescadores linenses se mantienen sin faenar el corruco (langostillo) desde marzo bien por problemas en el caladero o por los paros biológicos forzosos. Se trata de la principal especie a la que se dedica la flota local, junto con el pulpo de roca y varias especies de marisco aunque con un valor de venta bajo.

Tarifa, por último, computó 146 toneladas de pesca descargadas en su muelle, valorada en 1,56 millones de euros, lo que supone un aumento del 12,7% en volumen y del 11% en valor. La flota tarifeña debe sus buenas cifras al voraz, con 27 toneladas en seis meses.

En el conjunto del año 2016, las lonjas campogibraltareñas expidieron un 33,9% menos de pescado que en 2015, aunque la facturación total se resintió un 2,2%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios