"Cuando tienes una profesión de hombres hay que tener carácter"

  • Olatz Gastelu-Iturri es la primera capitán de un ferry de Trasmediterranea Está al mando del 'Ciudad de Málaga', un buque de carga y pasaje que une Algeciras y Tánger-Med

Comentarios 2

"Buenos días señoras y señores pasajeros. La capitán Olatz Gastelu-Iturri y su tripulación, en nombre de Trasmediterranea, les damos la bienvenida a bordo del buque Ciudad de Málaga y les deseamos una feliz travesía". Con la misma naturalidad que se dirige al pasaje la voz de la megafonía describe ella el haber llegado a ser la primera mujer al mando de un buque de la naviera del grupo Acciona en sus casi 100 años de historia. Con trabajo y carácter ha alzado como una de las pocas que surca a diario el Estrecho, de Algeciras a Tánger-Med.

"Soy muy sencilla y a veces incluso no me doy cuenta que estoy en un cargo como en el que estoy. Lo llevo bien, la verdad, orgullosa y contenta de haber llegado hasta aquí. Y mis padres más", contó Olatz, que es de Bilbao, hija de capitán de la Marina Mercante y la única entre sus hermanos que decidió dedicar su vida al mar. Estudió Náutica en Portugalete en unos años en los que, según contó, sólo había 10 chicas en los cinco cursos.

"Yo creo que cuando empiezas, cuando eliges esta profesión, lo que quieres llegar a lo más alto y lo máximo en esta profesión es ser capitán". "La capitán", ella quiere que el género lo imprima el artículo, porque el cargo es el mismo, al que ha accedido por su trabajo, antigüedad y necesidades de la compañía. En Trasmediterranea ha trabajado desde hace más de ocho años en la línea que une Cádiz y Canarias y entre la península y Baleares. Desde septiembre está al mando del Ciudad de Málaga, un buque de carga y pasaje muy conocido en el Estrecho de Gibraltar.

"No he tenido problemas por ser mujer, pero también es verdad que soy una mujer con carácter. Cuando estás metida en una profesión de hombres hay que tener un poco de carácter", explicó Olatz. Su vida laboral no se queda en los ferries. En otras compañías navegó en portacontenedores, gaseros, quimiqueros y bulk carriers, "un poco de todo", en líneas internacionales de carga entre el norte de la península y Francia y en servicios a Arabia Saudí, Turquía, Rumanía o Italia en los que en ocasiones le tocó ser la única mujer a bordo. Y sin problemas. "Yo, a lo mío y la gente siempre me ha respetado", aseguró.

La tripulación del Ciudad de Málaga -que cuenta 137 metros de eslora, 17 de manga, capacidad para 740 pasajeros y 800 metros lineales de carga-, está compuesta por unas 40 personas que trabaja por turnos durante las campañas. Olatz y otro capitán comparten puente de mando, donde también trabaja otra oficial que es mujer.

El Estrecho supone un aliciente en su trabajo por el denso tráfico marítimo que soporta a diario. Aquí toda la tripulación pone el máximo interés y las máximas precauciones por la seguridad en la navegación. La igualdad la lleva por bandera, así que tampoco cree en los tópicos que afirman que, como en la carretera, las mujeres sean más prudentes que los hombres. En cuanto a los vientos, aún no tiene preferencias. "Hay gente que dice que son mejor ponientes que levantes, yo pienso que los dos son malos si hace mucho temporal", manifestó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios