Un nuevo plan de gestión regulará la pesca en el Mediterráneo

  • Entrará en vigor el 15 de febrero y afectará a unas 290 embarcaciones andaluzas

El Plan Integral de Gestión para la conservación de los recursos pesqueros en el Mediterráneo entrará en vigor el próximo 15 de febrero con una duración de dos años. Este plan afectará a unos 276 barcos que se dedican a la pesca de cerco, 105 de ellos en Andalucía; así como a un total de 157 embarcaciones de arrastre y unos 140 de palangre, siendo la mayor parte de ellos barcos de la comunidad andaluza.

La principal novedad es que el nuevo plan incluye la regulación de la pesca de palangre de superficie, un arte para el que se establecen dos periodos de veda, uno del 15 de octubre al 15 de noviembre y otro en el mes de abril. Asimismo, se establece un periodo máximo de actividad de 240 días al año, con un límite de 24 días por mes. También se recogen las características de los aparejos de pesca y la previsión de una implantación progresiva del sistema de palangre que permite un incremento de la selectividad de las capturas, ya que el palangre en superficie provoca en ocasiones pescas accidentales de otras especies.

Asimismo, el nuevo plan fija también el establecimiento de vedas temporales de pesca, específicamente diseñadas para el arrastre y el cerco, y con variables en el tiempo dependiendo de la zona geográfica donde se establecen. En este sentido, se fijan limitaciones para la pesca en relación con los distintos fondos de la costa Mediterránea.

También se recoge la prohibición estricta de pescar con redes de arrastre y de cerco en determinados fondos, al tiempo que se establecen los horarios de pesca y un límite de actividad pesquera por semana.

Además se establecerá los objetivos mínimos de reducción de flota, que se marca en las tres modalidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios