La escasez de cuota de sardina divide a las flotas del cerco de Cádiz y Huelva

  • Los barcos gaditanos acusan a los onubenses de consumir todo el cupo y crean un grupo propio para defender sus intereses

  • La actividad, suspendida desde el 1 de septiembre

Un pescador descarga sardinas en el puerto onubense de Isla Cristina. Un pescador descarga sardinas en el puerto onubense de Isla Cristina.

Un pescador descarga sardinas en el puerto onubense de Isla Cristina. / e. s.

La prohibición que pesa desde el pasado 1 de septiembre sobre la pesquería de la sardina en el Golfo de Cádiz comienza a pasar factura no sólo sobre la actividad de los barcos del cerco; también en la unidad del colectivo formado por las flotas de Barbate y Sanlúcar, en Cádiz, y por los pesqueros onubenses de Isla Cristina y Punta Umbría (84 buques).

La parte gaditana acusó ayer a la onubense de haber provocado el agotamiento prematuro de los techos de pesca con un consumo "desmedido" de los recursos del caladero que comparten y su intención de crear un grupo propio dentro de la flota para defender sus intereses. Mientras, desde Huelva alegaron que el caladero cuenta con recursos suficientes como para retomar la actividad.

Los barcos de las dos provincias se encuentran a la espera de que el Gobierno autorice más cuota y la reapertura del caladero mediante un intercambio de cupos de pesca con otras zonas, especialmente Portugal y el Cantábrico. La ausencia de noticias en este sentido ha agudizado la crisis y tanto la flota gaditana como la onubense anunciaron ayer movilizaciones ante las instituciones del Estado.

En Cádiz, representantes de los pescadores de Barbate y Sanlúcar acordaron crear un grupo de cerco de la provincia y demandar al Gobierno que les facilite una cuota para poder pescar sardina y también jurel en el Golfo de Cádiz. Si en los próximos quince días no obtienen respuesta, convocarán movilizaciones y adoptarán medidas de presión en los distintos puertos.

El acuerdo fue adoptado durante una reunión que mantuvieron representantes de esas dos cofradías de pescadores, de la Asociación de Productores Pesqueros (APP-13), de la Asociación Barbateña de Empresarios Pesqueros (Abempe) y de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cádiz. La reunión abordó la situación en la que se encuentra la flota de cerco y sus posibilidades de futuro por la falta de cuota en determinadas especies que son exclusivas de esta modalidad, como el caso de la sardina y el jurel, y a las que se unen el boquerón y la caballa.

Tomás Pacheco, presidente de Abempe, explicó ayer que ha decidido crear un grupo de cerco de la provincia de Cádiz, (Barbate-Sanlúcar) porque disponen del 52% de la flota del Golfo de Cádiz y casi el 53% de cuota de boquerón del mismo caladero.

"Decidimos esto", dijo Pacheco, "por la situación a que nos han llevado los puertos de la provincia de Huelva en estos dos últimos años. Han hecho un consumo desorbitado, y sin tomar medidas para repararlo, con el consentimiento de la propia Administración. A principios del pasado junio cerraron la pesquería de la sardina y ya este puerto tenía un consumo del 99,39% . La propia administración reabre la pesquería favoreciendo al infractor en este caso, perjudicando directamente a los puertos con un consumo responsable y no habiendo llegado a 100% de la cuota asignada a cada uno de los cuatro puertos". El presidente de Abempe señaló que reclamarán ante la Administración que proporcione antes de quince días cuota de sardinas y jurel y que pasado ese plazo tomarán medidas de presión en los distintos puertos.

En Huelva las movilizaciones ya están decididas. El presidente de la Federación Andaluza de la Cofradía de Pescadores (Facope) y patrón mayor de la cofradía de Punta Umbría, Manuel Fernández, que explicó que la decisión de emprender movilizaciones y concentraciones de protesta se ha adoptado en una reunión celebrada con armadores y marineros afectados por la prohibición.

Fernández recordó que la flota permanece amarrada a puerto desde el pasado 1 de septiembre y que hoy llevarán a cabo en la lonja puntaumbrieña una concentración a la que están convocados los pescadores del cerco de Isla Cristina. Añadió que también han solicitado permisos urgentes para manifestarse ante la Subdelegación del Gobierno en Huelva mañana miércoles y próximamente lo harán en Madrid, a las puertas de la Secretaría General de Pesca.

El presidente de Facope indicó que la situación del sector es insostenible porque se ha visto obligado a parar ante una decisión unilateral del Gobierno central ya que, en su opinión, los estudios realizados sobre la situación del caladero se han realizado de forma "poco profesional". Fernández argumenta que el caladero está repleto de sardinas y la biomasa actual es mejor que nunca.

Según el patrón mayor de la cofradía puntaumbrieña esto se puede demostrar con las descargas realizadas por la flota en los últimos meses. El Gobierno sostiene, sin embargo, que los análisis encargados por la Unión Europea señalan que el caladero está bajo mínimo en cuanto a sardina y jurel.

Con este panorama, los puertos onubenses de Punta Umbría e Isla Cristina van a emprender acciones en señal de protesta que, además de las concentraciones solicitadas, incluyen una carta que enviarán a la ministra del ramo, Isabel García Tejerina, y negociaciones con el ISM para que se regularice en la medida de lo posible a cada empresa sin que los gastos a afrontar supongan su "total destrucción".

Fernández detalló que los compromisos y negociaciones sobre el intercambio de cuotas con Portugal y el Cantábrico Noroeste español por parte del secretario general de Pesca "no se han cumplido", y no hay visos de que los barcos salgan a faenar . El presidente de la federación andaluza señaló que la sardina "es la especie más presente en nuestro caladero y no obstante no puede ser capturada por prohibición expresa de la Administración central".

El patrón mayor lamentó que la parada forzosa del sector se haya impuesto sin período de duración determinada, lo cual implica la pérdida de ingresos para marineros y armadores y la consiguiente ausencia de sustento económico de la gran parte de familias que viven de esta pesquería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios