Los científicos diseñan pautas para hacer más sostenible el arrastre

  • Los investigadores proponen cambios de mallas y rutinas de pesca para mejorar la eficiencia de la actividad en el Mediterráneo

Un barco pesquero con redes de arrastre atracado en un puerto andaluz. Un barco pesquero con redes de arrastre atracado en un puerto andaluz.

Un barco pesquero con redes de arrastre atracado en un puerto andaluz. / e. s.

Investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares, del Instituto Español de Oceanografía (IEO), en colaboración con pescadores de las Islas Baleares y Cataluña, han desarrollado nuevas tecnologías, como cambios en las mallas y en las rutinas de pesca, que han resultado mejorar la eficiencia ecológica de la pesquería de arrastre.

Entre las medidas implementadas, publicadas en la revista científica Marine Policy, se encuentra el cambio en la rutina de trabajo en el piloto desarrollado en el Golfo de León, que consistió en pasar de una actividad diaria de entre 12 y 16 horas durante los cinco días laborables de la semana, a una actividad continuada durante 48 horas por semana.

Un cambio en la geometría del copo propicia una reducción de los descartes

Este cambió permitió disminuir la navegación "e incluso el tiempo efectivo de pesca", lo que supuso "un menor consumo de combustible". Otra de las medidas, según han explicado, fue la puesta en marcha de nuevas tecnológicas en barcos de arrastre de Mallorca y Menorca, que consistieron en el uso de puertas más pequeñas e hidrodinámicas (puertas que no contactan con el fondo marino), malletas más cortas y redes de mayor luz de malla en su parte anterior, para aumentar su capacidad de filtrado. El resultado de esta aplicación permitió, "disminuir" el impacto directo de la actividad de arrastre sobre el fondo marino, tal y como se desprende del estudio.

También se cambió la geometría de la malla del copo, de 40 milímetros rómbica a 40 milímetros cuadrada (la malla en vigor desde 2010). En este caso, "se mejoró la selectividad de los artes de arrastre, disminuyendo los descartes".

Para la autora principal del estudio, Beatriz Guijarro, "la aplicación de estas medidas permitirían no sólo mejorar la eficiencia ecológica, sino también económica de la pesquería".

La Unión Europea (UE), en el marco de su nueva Política Pesquera Común (PPC), se ha marcado como objetivo que, en el año 2020, todas las poblaciones de recursos marinos explotados estén en una situación de Rendimiento Máximo Sostenible (RMS). Este objetivo es especialmente importante en el Mediterráneo, donde el 93% de los stocks evaluados se encuentran sobreexplotados.

Dentro de este objetivo se encuentra la campaña Medfis4ever lanzada por el Comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, con el objetivo de mejorar el estado de explotación de las pesquerías. Revertir esta situación es factible, tal y como se ha demostrado en el Atlántico, donde una mejora de la gestión pesquera basada en el conocimiento científico ha permitido reducir el número de stocks sobreexplotados del 94% en 2003 al 41% en 2012.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios