Portugal descarta ceder cuota de sardina al Golfo de Cádiz a cambio de boquerón

  • El Gobierno subraya que el sector estaba advertido del riesgo de agotamiento prematuro del techo de capturas

  • El Ejecutivo y la Junta buscarán una permuta con otras comunidades

Varios barcos del cerco amarrados en el muelle de Punta Umbría. Varios barcos del cerco amarrados en el muelle de Punta Umbría.

Varios barcos del cerco amarrados en el muelle de Punta Umbría. / e. s.

La crisis de la pesquería de la sardina en el Golfo de Cádiz, lejos de solucionarse, se complica. Portugal ha descartado intercambiar con España cuota de sardina por boquerón en el marco de las gestiones realizadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para tratar de reabrir el caladero.

Desde el pasado 1 de septiembre, la flota del cerco del Golfo de Cádiz -formada por 84 buques de Barbate y Sanlúcar, en Cádiz, e Isla Cristina y Punta Umbría, en Huelva- tiene vetada las capturas de esta especie, y también las del jurel, por haber agotado el cupo que les fue asignado para faenar desde marzo y con previsión de capturas hasta diciembre.

La subdelegada del Gobierno en Huelva, Asunción Grávalos, trasladó ayer la situación y la negativa de Portugal a representantes del sector pesquero de Isla Cristina y Punta Umbría. Grávalos les explicó que Portugal ha rechazado el intercambio alegando "no disponer de cuota suficiente para su propia flota".

"El Ministerio ha cumplido con su compromiso de analizar con Portugal la disponibilidad de intercambiar boquerón por sardina, pero no ha sido posible por la negativa del país vecino", resaltó Grávalos, quien subrayó que se mantiene abierto el diálogo con otras comunidades autónomas "para buscar otras alternativas" que puedan dar respuesta a la petición de los pescadores.

La subdelegada apuntó que la flota del cerco del Golfo de Cádiz aún dispone de "miles de toneladas de boquerón" para continuar con la actividad y levantar el amarre. "E incluso para intercambiar directamente el boquerón por otras especies con la flota del Cantábrico, como ya se ha hecho en pasadas campañas", sugirió.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, reforzó este planteamiento al subrayar que el plan que regula la captura de la sardina en el Golfo de Cádiz "se ha desarrollado en todo momento en estrecha coordinación con el sector". Un sector que, según Sanz, "conocía perfectamente la necesidad de mantener un nivel de explotación responsable del caladero y estaba advertido sobre el riesgo de agotar su cuota antes de tiempo".

El representante del Ejecutivo en la región recordó que la flota tiene aún a su disposición "más de la mitad de la cuota de captura del boquerón para continuar con la actividad y ha anunciado que hay abierto un diálogo con otras comunidades autónomas para buscar soluciones".

La limitación de las capturas obedece a la necesidad de recuperar una especie que se encuentra en mal estado biológico, según los informes científicos que maneja la Comisión Europea. Sanz hizo un llamamiento a la responsabilidad para que se preserve el caladero "que es patrimonio común y fuente de riqueza si se mantiene en las adecuadas condiciones".

La solución propuesta por el Gobierno ante la negativa de Portugal se basa en mantener la faena del boquerón. El Ejecutivo resaltó que se han consumido 3.056 toneladas de boquerón de un total de 7.124, el 43% del total. "La flota podría seguir con su actividad a la citada especie o bien intercambiar ese boquerón por jurel IXa con la flota del Cantábrico para poder dirigir su actividad también a esta especie", dijo.

La Junta de Andalucía también se pronunció sobre la situación de la flota. El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, resaltó ayer la importancia del diálogo para buscar una solución al problema y detalló que la Dirección General de Pesca de la Junta ya ha contactado con otras comunidades autónomas para intentar negociar una posible cesión de cuota de esta especie. Aunque carece de competencias directas en la materia, detalló que la administración regional tratará de colaborar en la búsqueda de una salida a la crisis.

El consejero se reunió con las cofradías de pescadores y armadores de Isla Cristina y los pescadores de Punta Umbría. Tras incidir en la importancia de escuchar al sector, precisó que la Junta se ha puesto en contacto con comunidades como Galicia y otras del Cantábrico para intentar negociar la cesión de parte de la cuota de estas zonas al Golfo de Cádiz. "Queda mucho trabajo por hacer", subrayó el consejero, quien apostó por el diálogo para "encontrar una solución a esta situación complicada".

"No es fácil y creo que necesitamos diálogo y consenso. Estoy convencido de que se podrá llegar a un acuerdo; tenemos que ponernos a trabajar", valoró, incidiendo también en la necesidad de que se realicen los estudios oportunos para conocer la situación de esta pesquería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios