Maersk cifra en hasta 300 millones de dólares el efecto del ciberataque de junio

  • La compañía explica que el virus entró desde un programa de gestión tributaria de Ucrania

Las instalaciones de APM Terminals Algeciras en una fotografía tomada durante los días del ciberataque. Las instalaciones de APM Terminals Algeciras en una fotografía tomada durante los días del ciberataque.

Las instalaciones de APM Terminals Algeciras en una fotografía tomada durante los días del ciberataque. / jorge del águila

El grupo Maersk ha cifrado en hasta 300 millones de dólares el impacto para compañía del ciberataque informático del virus Petya que sufrió a finales de junio. El virus forzó la paralización de buena parte de las filiales logísticas de la compañía danesa durante varios días desde el pasado 27 de junio, entre ellas la terminal de contenedores que APM Terminals posee en el puerto de Algeciras.

El consejero delegado de la compañía, Soren Skou, aseguró esta semana durante la presentación de los resultados del segundo trimestre que el virus -con una afección global estimada en 7.000 empresas- perjudicó principalmente a Maersk Line, APM Terminals y Damco. El malware entró en la red de Maersk a través de un programa de gestión tributaria de Ucrania y desde ahí se propagó hasta dejar prácticamente sin actividad a la cadena logística durante varios días.

"Después de dos semanas -tras el ataque- creo que podemos decir que el impacto comercial o el impacto en el cliente fue mínimo. Y nuestros niveles de negocio volvieron a la normalidad dos semanas después del ataque, ya en julio", explicó Skou en la conferencia de presentación de los resultados del grupo. El directivo agregó que el impacto final en las cuentas se dejará notar de cara al tercer trimestre.

En el caso de Algeciras, el ciberataque afectó a la actividad del 27 de junio hasta el 2 de julio, cuando la operativa quedó totalmente restablecida. Entre esas dos fechas APM Terminals Algeciras fue recuperando por fases el trabajo con operaciones manuales. Tánger-Med logró restablecerse días más tarde mientras que la terminal de Maasvlakte II, en Holanda, fue una de las últimas en volver a trabajar con normalidad.

El ataque produjo cuantiosas pérdidas económicas a compañías de todo el mundo por el bloqueo de sus terminales informáticos, infectados por un virus que, como en anteriores ocasiones, reclamaba el pago de un rescate para liberar los equipos. La compañía sostuvo que no ha perdido datos como consecuencia de este incidente.

El grupo Maersk anunció haber registrado unas pérdidas de -264 millones de dólares durante el segundo trimestre del año, principalmente por el comportamiento negativo de las filiales energéticas, si bien la facturación creció un 8,4% hasta los 9.604 millones de dólares.

Las filiales logísticas obtuvieron resultados dispares. Maersk Line, la naviera de la compañía, cerró el periodo de abril a junio con un beneficio de 339 millones de dólares (frente a pérdidas por 151 en el mismo periodo del año anterior). APM Terminals, gestora de las terminales, tuvo 100 millones de pérdidas frente a 112 millones de ganancias en 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios