Algeciras atribuye parte de la caída del tráfico en verano a la falta de estibadores

  • El trasiego de contenedores cayó un 12,1% hasta agosto

  • A la rigidez en la formación de los grupos de trabajo y los efectos latentes del conflicto se unió el ciberataque a Maersk Line

Una grúa iza dos contenedores en el puerto de Algeciras. Una grúa iza dos contenedores en el puerto de Algeciras.

Una grúa iza dos contenedores en el puerto de Algeciras. / erasmo fenoy

Comentarios 1

El puerto de Algeciras arrastra una caída en la actividad acumulada en los ocho primeros meses del año del 5,8% en el tráfico de mercancías y del 12,1% en cuanto al número de contenedores.

Un descenso que tiene su causa, entre otros factores, en el conflicto en el sector de la estiba aunque no se trata del único desencadenante. La rigidez en el actual sistema de composición de las manos de estibadores -grupos con los que se trabaja en cada turno- provocó durante los meses de verano una escasez de mano de obra disponible al coincidir con el periodo de vacaciones, lo que también tuvo su impacto en la productividad del puerto y el tráfico final, según explicaron a este periódico fuentes portuarias. A estos dos factores laborales se unió el ciberataque informático sufrido por el grupo Maersk en junio.

Pese al contexto negativo, Morón confía en revalidar los 100 millones de toneladas

Con estos tres condicionantes negativos sobre la mesa, el puerto de Algeciras movió en total 65,2 millones de toneladas de mercancías y 2,8 millones de contenedores entre enero y agosto. Un año antes, en agosto de 2016, el puerto sumaba 69,2 millones de toneladas de mercancías y 3,1 millones de cajones.

"Los tráficos acumulados hasta agosto no son buenos. En lo que llevamos de año hemos sufrido varios contratiempos", reconoció el presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, Manuel Morón, quien citó los tres elementos ya explicados como factores que han influido en los resultados. "Primero, el conflicto de la estiba, que ha perjudicado al puerto de Algeciras más que a ningún otro. Segundo, el ciberataque a la compañía Maersk, que ha afectado de forma importante a la terminal de Algeciras, una de las principales que tiene la compañía en todo el mundo", apuntó Morón. "Y en tercer lugar, señalaría también la escasez de manos de estibadores que ha habido en los meses de verano. Evidentemente, todo esto ha causado una pérdida de tráficos", comentó el presidente del puerto.

La optimización de las manos de estibadores es una de las materias de la negociación que mantienen abierta la patronal y los sindicatos del sector para que el número de trabajadores por turno se ajuste al máximo. Lo sucedido este verano no es tanto que faltaran estibadores en total, sino que la organización tasada de los grupos que provocó falta de trabajadores disponibles para configurar los equipos al completo. El puerto de Valencia también sufrió esta situación durante los últimos meses.

Desde la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras subrayaron que tras un julio de fuerte descenso, el tráfico total en agosto apunta a un inicio de la recuperación dado que creció un 1,8% sobre agosto de 2016.

Pero a falta de cuatro meses para cerrar el ejercicio, el puerto de Algeciras se mantiene aún alejado de las tasas de crecimiento de la que ya gozan otros muelles del país, como Barcelona o Cádiz. Estas dos dársenas, entre otras, se beneficiaron especialmente de los desvíos de las compañías navieras durante el conflicto en la estiba de la pasada primavera. En Valencia, por su parte, el puerto ya ha recuperado el signo positivo en los datos acumulados del año hasta agosto, pese a que junto con el de Algeciras, fue otro de los grandes damnificados por la inestabilidad en el sector de la carga y descarga.

Pese a este contexto negativo y la posición más retrasada respecto a otros puertos en cuanto a tasas de actividad, Morón se mostró positivo frente a la recta final del año. "Confío en que no haya más sobresaltos en lo que queda de año y cerrar el ejercicio manteniendo la cifra de los 100 millones de toneladas que logramos el año pasado", estimó.

Los datos de tráfico, no obstante, podrán modificarse próximamente. La Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras ha implantado la aplicación PMS (Port Management System) de gestión de escalas; una iniciativa que ha retrasado la publicación de las estadísticas. A día de hoy no recogen toda la actividad de los dos últimos meses en el capítulo de tráfico de contenedores, debido a los retrasos en el envío de las declaraciones sumarias y manifiestos de carga provocado por el ciberataque del que fue objeto el grupo Maersk.

En cuanto al resto de actividades al margen de los contenedores, sí creció el tráfico de camiones con mercancía import-export que utiliza el enlace marítimo del Estrecho, con el paso de 222.957 unidades (+3,8%), de las que 191.895 optaron por la línea Algeciras-Tánger Med (+5,7%). También experimentaron un buen comportamiento los graneles líquidos y sólidos, hasta alcanzar 18,7 millones de toneladas en el primer caso (+1,1%), destacando la exportación de fuel oil y gasolina; y 1,4 millones de toneladas en el segundo (+35,2%), debido al aumento de la descarga de carbón, y la exportación de productos siderúrgicos.

El suministro de combustible a buques se mantuvo en términos negativos, con 1,8 millones de toneladas (-17,9%), mientras que la pesca fresca descargada por la flota en las lonjas de Algeciras y Tarifa sumó 660 toneladas (+23,9%) hasta agosto.

Sobre el tráfico de pasajeros, en los enlaces marítimos del Estrecho el tráfico de viajeros que utilizó los ferris bajó un 2,4% hasta 3,9 millones de pasajeros. De este volumen, un millón correspondió a la línea entre el puerto de Tarifa y la ciudad de Tánger (Marruecos), en la que a pesar de las restricciones durante la Operación paso del Estrecho (OPE), crece un 2,8% en lo que va de año. Por su parte, en las líneas del Estrecho los vehículos turismos se mantienen en niveles similares a los del año pasado, con 858.446 unidades (-0,8%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios