Los trabajadores de limpieza estudian retomar las protestas

  • Los sindicatos planean convocar la huelga y reanudar las concentraciones después de su negativa a reunirse con Aguilera al no reconocer éste al comité de empresa

Los sindicatos UGT, CCOO y USO y el comité de empresa de limpieza estudian volver a concentrarse a la puerta del Ayuntamiento y convocar de nuevo una huelga del servicio, después de que ayer no tuviera lugar una esperada reunión con el concejal responsable de este área, Manuel Aguilera, porque éste no reconoció la validez interlocutora del comité de empresa, según el secretario provincial de la FSP-UGT, José Porras Naranjo, tras haberse marchado Isolux Corsán.

Porras Naranjo, que habló en nombre de las tres secciones sindicales, considera que esa forma de actuar del edil fue "una provocación" e insistió en que "quiero que Juan Carlos Juárez sepa que si no ha habido reunión ha sido por culpa de Aguilera". El sindicalista destacó "la buena voluntad con la que veníamos porque estábamos dispuestos a no hablar de la división de la plantilla de limpieza en esta primera reunión, sino a tocar otros temas como las vacaciones y la prevención de riesgos laborales".

El representante de UGT afirmó que el alcalde "debería intervenir porque no creo que el Ayuntamiento quiera un problema cuando no hay empresa que haga la limpieza y apelamos a que alguien evite esto".

Este medio trató de ponerse en contacto con Aguilera sin éxito.

El Ayuntamiento ha asumido, de forma temporal, la plantilla de limpieza y la gestión directa del servicio después de que el pasado martes se marchara Isolux Corsán a causa de la deuda que mantiene con la empresa el equipo de gobierno. El pleno de la Corporación facultó a Juárez para buscar una mercantil por trámite de emergencia para que se haga cargo del servicio de forma temporal hasta que se consiga encontrar una que se responsabilice de la limpieza de forma permanente, después de que el concurso de adjudicación quedara desierto.

Por otro lado, el Ayuntamiento ha asumido el servicio y a la plantilla de jardines tras la marcha de Sufi-Rayet por el mismo motivo que Corsán pero UGT denunció que del total de la misma, 35 personas, cuatro contratos no han sido subrogados por lo que esos trabajadores perderán su empleo, a pesar de que dos de ellos llevan siete años cuidando de los jardines y las zonas verdes del municipio. Porras Naranjo expresó su malestar por esta decisión y afirmó que "no lo vamos a permitir. El Ayuntamiento tiene que subrogar a todos". El sindicalista tiene claro que esta medida "es la punta del iceberg" y cree que después llegarán más despidos, sobre todo después de que se hiciera público que el alcalde solicitó un informe al despacho de abogados Baker&Mckenzie de Madrid en el que pedía un estudio que analizara la viabilidad de la rescisión de todos o parte de los contratos de jardinería y limpieza o su sustitución por otros de colaboración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios