Los 23 módulos abandonados del Bulevar 20 de abril serán demolidos

  • El Ayuntamiento rescatará la concesión, adjudicada en 2006, porque la empresa nunca terminó de construir la segunda fase

  • La compañía acumula una deuda de 400.000 euros

Los módulos abandonados del Bulevar 20 de abril. Los módulos abandonados del Bulevar 20 de abril.

Los módulos abandonados del Bulevar 20 de abril. / a. carrasco

El Ayuntamiento de La Línea comenzó ayer los trámites para resolver el contrato con la empresa Garmi, concesionaria del Bulevar 20 de abril, ante la falta de respuesta desde hace años a los continuos requerimientos para que adecente la zona de los módulos que se quedaron a medio construir y que se mantienen así desde hace casi diez años. El alcalde, Juan Franco, firmó por decreto una orden encargando a la Asesoría Jurídica municipal que lleve a cabo los actos necesarios que acaben con la revocación de la concesión.

El Bulevar consta de dos fases. Una primera en la que hay 40 módulos que están en funcionamiento, cuyas concesiones serán subrogadas por el Ayuntamiento para que los comercios sigan funcionando de la misma forma que hasta ahora, y una segunda que consta de 23 estructuras inacabadas. Según explicó el primer edil, estas estructuras serán retiradas. "Los módulos inacabados serán demolidos, desmontados, y trasladados a un vertedero autorizado, donde debían estar hace años. Dejaremos la zona libre de estas estructuras metálicas y pondremos bancos y árboles, que es lo que debería haber desde hace tiempo, para uso y disfrute de los ciudadanos que pasean por la zona".

El Consistorio subrogará los contratos de los comercios que están abiertos

El regidor lanzó un mensaje de tranquilidad a los comerciantes que están instalados en la primera fase del Bulevar. "No tenemos intención de desmantelar los módulos que están abiertos al público, como bares o tiendas. Queremos que estén tranquilos porque el Ayuntamiento subrogará los contratos y continuará velando para que la actividad allí sea lo más fructífera posible, de forma que se aseguren los muchos puestos de trabajo que hay en estos 40 módulos. Una vez que su gestión pase a ser municipal, intentaremos que su situación mejore en cuanto a limpieza y seguridad, labores que no ha realizado correctamente la empresa concesionaria", afirmó.

La concesionaria del Bulevar 20 de Abril es la empresa Garmi, que tras concurrir al proceso de licitación pública obtuvo la concesión, aprobada por el Pleno el 2 de noviembre de 2006. El contrato se formalizó el 6 de noviembre de 2006 y la firma obligaba a la empresa a peatonalizar la avenida 20 de abril, e instalar 65 módulos comerciales desmontables. "Es evidente que el contrato no se ha cumplido desde el principio, pues sólo se montaron y finalizaron 40 módulos comerciales. Quedaron pendientes unos 23, que la empresa denomina segunda fase, que están sin acabar desde hace diez años, con un pésimo aspecto de abandono zona y que el Ayuntamiento ha ido aguantando, con enorme paciencia, desde hace años, pero que este equipo de gobierno no está dispuesto a tolerar ni un día más", argumentó el alcalde, que explicó que la empresa acumula una deuda de 400.000 euros por cánones impagados desde hace años.

El Ayuntamiento recordó que lleva años requiriendo a la concesionaria que finalice los 23 módulos que restan, al menos, con cristales y mejorando su estética. Sin embargo la empresa se ha limitado a dejar abandonadas las estructuras de hierro y el techo, con un aspecto de dejadez y deterioro "inasumible" para la ciudad. El equipo de gobierno recordó que entre otros, impuso a la concesionaria por un decreto de Alcaldía de 24 de marzo de 2009 una sanción de 6.500 euros por infracción grave del pliego. Y en 2011 el Pleno aprobó una multa de 15.000 euros. Además hay otros expedientes sancionadores que no han servido para que la compañía haya cumplido con su obligación de finalizar la obra y tener los módulos abiertos al público.

El Consistorio reconoce que la concesionaria ha sufrido los efectos de la crisis económica. "Pero ello no es óbice para que, al menos, los módulos hubiesen estado finalizados y con un buen aspecto estético, y no abandonados como han estado, y sin expectativa alguna de avanzar o mejorar", afirmó Juan Franco.

Durante el actual mandato, por decreto de Alcaldía de 12 de enero de 2016, se requirió al concesionario que presentase un certificado de fin de obra antes del 1 de enero de 2016, sin que tampoco se haya cumplido. Por este motivo el 6 de julio de 2016, el propio alcalde ordenó abrir a la concesionaria un expediente informativo previo a un posible expediente de resolución de contrato por incumplimiento grave de pliego y contrato.

"Transcurridos más de diez años desde que se adjudicó el contrato, el bulevar comercial sigue presentando un aspecto no deseado para esta corporación e inadmisible para los vecinos, sobre todo en la segunda fase, que está en estado de abandono y da una pésima imagen de esta importante zona del centro de nuestra ciudad", indicó el regidor.

"Respecto a la primera fase no tenemos demasiadas quejas en cuanto al estado, pues los módulos están ocupados, dan puestos de trabajo, y servicios a la zona, aunque falla la seguridad, que es manifiestamente mejorable, tanto por el Ayuntamiento como por la vigilancia que debe poner la empresa", agregó.

Juan Franco explicó que desde el Ayuntamiento se ha intentado que la empresa finalice las obras, aunque sin éxito. Además contó que la concesionaria tampoco ha hecho intento alguno por disminuir o fraccionar la enorme deuda que mantiene con el Ayuntamiento. "Esta situación nos lleva, sin más opción, a resolver el contrato con esta empresa lo antes posible, acuerdo que pretendemos llevar a Pleno durante este verano".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios