El mercado de vivienda vacacional experimenta una leve mejoría

  • El precio del metro cuadrado en las urbanizaciones costeras aumenta un 4% y se sitúa en 1.038 euros

  • Los compradores son sobre todo españoles, aunque destacan los británicos

Vista de la urbanización Alcaidesa, con el Peñón al fondo. Vista de la urbanización Alcaidesa, con el Peñón al fondo.

Vista de la urbanización Alcaidesa, con el Peñón al fondo. / erasmo fenoy

El mercado de la vivienda vacacional en La Línea ha protagonizado este año una leve mejora con respecto al año pasado, con un aumento del precio de 993 euros por metro cuadrado a 1.038, un incremento del 4% con respecto al primer trimestre de 2016. Son datos del informe 'Vivienda en costa 2017', que cada año elabora la consultora Tinsa.

Tinsa clasifica en este informe la situación del mercado de vivienda vacacional en cuatro categorías. De mejor a peor situación son en clara recuperación, con indicios de recuperación, próximas al suelo y aún en ajuste. La situación del mercado linense está próxima al suelo, aunque con "una muy leve mejora" de los valores con respecto al año pasado. Tinsa destaca que el stock de viviendas que está en manos de las entidades financieras se está reduciendo, lo que evidencia el aumento de las ventas durante los últimos meses.

El mercado está formado por casas de entre 100 y 120 metros sobre todo en Alcaidesa

En cuanto a los precios, por este mayor movimiento del mercado, la consulta ve indicios de mejora en los precios el último año y prevé que esta tendencia continúe en los próximos meses. Sin embargo el nivel de stock de viviendas de obra nueva es bajo. Principalmente el mercado está formado por viviendas plurifamiliares de dos dormitorios y dos baños, con buenas calidades y unos 100 o 120 metros cuadrados de superficie. La urbanización Alcaidesa es el principal lugar en el que se encuentran estas viviendas, aunque también hay algunas de esta tipología -segundas viviendas de uso vacacional- en zonas como Santa Margarita y Venta Melchor.

Tinsa ha observado en su informe que la oferta de vivienda vacacional es principalmente de segunda mano, con un mayor protagonismo de la compra que del alquiler. La oferta en arrendamiento, que ha mantenido sus precios en el último año -al contrario que la compraventa, que ha aumentado un 4%-, se centra en viviendas más pequeñas, de unos 80 metros cuadrados, con dos dormitorios y calidades medias.

A pesar de esa pequeña mejoría, la consultora destaca que aún no se ha reactivado la actividad promotora ni el mercado de suelo. De hecho entre Venta Melchor y La Alcaidesa hay algunas urbanizaciones que comenzaron a construirse y que se quedaron a medio hacer con el estallido de la burbuja inmobiliaria. El banco malo puso en venta algunas de estas promociones. La antigüedad del PGOU también supone un lastre para la reactivación del mercado. De hecho hace unos meses el obsoleto PGOU frenó un proyecto para construir un complejo vacacional en la zona de la Primera Torre que tenía previsto realizar una importante inversión. En el informe del año pasado la consultora indicaba que una zona con potencial para la promoción a corto y medio plazo de vivienda de segunda residencia es la Hacienda de Torrenueva, con plan parcial casi terminado en una zona que linda con la costa.

Tinsa también realiza en este informe un análisis de la demanda y del perfil de los usuarios de las viviendas vacaciones en La Línea. Las compraventas, lo dicho, se han incrementado en el último año y los compradores son fundamentalmente españoles, desde vecinos de la zona a habitantes de provincias interiores de Andalucía, como Sevilla. Entre los extranjeros, destacan los ingleses residentes en Gibraltar y de Reino Unido que buscan buen tiempo y atracciones como los campos de golf cercanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios