Un local de ocio es desalojado tras la detección de gases lacrimógenos

  • Una persona que no ha sido identificada suelta un bote de humo de los que son empleados en el Ejército · Los bomberos extinguen seis incendios de contenedores durante la noche de fin de año

Uno de los establecimientos más populares de la plaza Cruz Herrera, El Botín, tuvo que ser desalojado durante la celebración de la Nochevieja después de que una persona soltara un bote de humo de los que son empleados en el Ejército, según confirmó a este diario el Cuerpo Nacional de Policía. Esta persona no pudo ser identificada.

Hasta el lugar acudieron efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, Policía Local y bomberos, así como los servicios sanitarios porque algunas personas presentaban síntomas de intoxicación. Ningún cliente del local tuvo que ser trasladado al hospital del SAS.

Los hechos se produjeron en torno a las cuatro de la madrugada y provocaron gran revuelo en la plaza Cruz Herrera, en plena celebración del fin de año. El gas lacrimógeno afectó incluso a otro establecimiento situado justo al lado de El Botín, aunque éste no tuvo que ser desalojado. No obstante, a causa del humo, las personas que en ese momento se encontraban dentro del segundo establecimiento también salieron a la calle, según indicaron a Europa Sur testigos presenciales.

Los bomberos utilizaron un medidor de gases para confirmar su existencia y procedieron a la ventilación del local mediante turboventiladores. El bar fue clausurado como medida de seguridad. La intervención comenzó a las 03.56 y finalizó a las 04.40. Los bomberos usaron una autobomba urbana pesada y una autobomba urbana ligera.

Por otro lado, el parque de bomberos de La Línea intervino en el control y extinción de un incendio declarado en un garaje de una vivienda unifamiliar de Los Junquillos.

Cuando los efectivos llegaron al lugar a la una menos cinco, el calor había reventado el techo de uralita y las llamas salían al exterior. En el interior había una bombona de butano que había alcanzado una alta temperatura.

Los bomberos confirmaron entonces que no había personas atrapadas e iniciaron el control del incendio con equipos de respiración autónoma, mangueras de 25 milímetros y agua. Tras acceder al garaje por una puerta lateral metálica, refrescaron la bombona para evitar que explotase y la sacaron del interior. En la extinción del incendio, los bomberos emplearon 750 litros de agua, las mangueras de 25 milímetros -una lanza y un prontosocorro- y material de mano: rastrillo y una maza de cinco kilogramos. Acudieron tres bomberos con una autobomba urbana pesada. El servicio arrancó a la una menos cinco de la madrugada y finalizó casi dos horas más tarde.

En otro orden de cosas, los bomberos intervinieron en el control y extinción de seis incendios de contenedores registrados en la avenida Menéndez Pelayo, avenida de España y las calles Canarias, San Felipe, Gravina y Crespo, respectivamente. Por último, sofocaron el incendio de un árbol en el Parque Princesa Sofía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios