La integración de los discapacitados psíquicos, objetivo de Asansull en 2008

  • Pone en marcha cursos de cocina, jardinería y camarero con los que logrará la inserción laboral de sus participantes y la ampliación del centro de tiempo libre · Promueve también la vida independiente

La Asociación Pro- personas con Discapacidad Intelectual de la Línea de la Concepción (Asansull) comenzó con la entrada de 2008 su apuesta por la inserción laboral y la integración social de los disminuidos psíquicos con la puesta en marcha de tres cursos de formación profesional ocupacional y un programa de vida independiente.

Con los ciclos formativos, que comenzaron en enero con 16 alumnos mayores de 25 años entre los que también se encuentran personas no discapacitadas, se espera poder ampliar el club de tiempo libre con que la asociación que dirige María Luisa Escribano tiene en Sobrevela con un servicio de comedor.

Este camping lo mantienen los chicos con discapacidad intelectual con sus monitores, tiene 60 parcelas y seis bungalows totalmente adaptados para personas con discapacidad, cuatro pistas de pádel y una de futbito de césped artificial. Esta instalación permite recibir grupos de personas con discapacidad con sus familias o amigos, que pueden pasar su tiempo de ocio de veraneo en la zona, y además tener a sus hijos atendidos en los distintos centros de Asansull.

Con el propósito de la ampliación, los cursos que ya se imparten son de cocina, camarero y jardinería. De esta forma, también esperan que los cursos sirvan para que los beneficios que se obtengan en el camping, reviertan de nuevo en la asociación. "Queremos intentar obtener ingresos que no nos hagan depender tanto de la Junta de Andalucía, además de dar empleo a personas con discapacidad, porque su incorporación al mundo del trabajo es difícil", declaró la presidenta, que reconoció que el 90 por ciento del presupuesto que maneja Asansull proviene de la Administración pública.

Completa la oferta formativa de 2008 de la asociación un curso de auxiliar de ayuda a la geriatría, que tiene previsto un 60 por ciento de inserción laboral.

María Luisa Escribano comentó también que la integración social de los discapacitados intelectuales está entre los objetivos de Asansull en 2008. Por ello han puesto en marcha el programa Vida Independiente, subvencionado por la Fundación La Caixa y la Delegación Provincial de Asuntos Sociales. Trabajan con unas veinte personas en dos grupos junto a sus familias porque, como afirmó la presidenta, es necesario prepararlos a ellos y también a su entorno, para que dejen de protegerlos. "Las personas con discapacidad intelectual también tienen posibilidades para valerse por sí mismas si están preparados y enseñados", declaró Escribano, aunque reconoció que sólo un 40 por ciento de los participantes lograrán vivir en los pisos tutelados que contempla el programa. Una pedagoga, un trabajador social y una educadora se hacen cargo de las reuniones semanales con las familias "porque los primeros que se tienen que concienciar de que tienen que volar solos son ellos".

También han completado el programa de apoyo a familias que ya existía con un psicólogo y un educador y trabajan en formar a voluntarios y delegados tutelares para que ayuden a los incapacitados a participar en actividades de ocio independientemente de la discapacidad que tengan. Este programa durará siete meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios