El colegio Isabel la Católica, sin monitor de atención especial

  • Los padres denuncian que la encargada de estas labores se jubiló en julio y que desde entonces no se ha cubierto la plaza

Los padres y madres de los alumnos del colegio Isabel la Católica que necesitan una atención especial (pequeños que sufren atrofia muscular espinal, autismo, o TGD) muestran su "total indignación" por la falta de un monitor para estos niños. "Nos vemos obligados a recurrir a los medios de comunicación porque por otras vías se han hecho oídos sordos a un tema que para los padres es más que prioritario", lamentan los afectados. La plaza de monitor del centro está vacante desde el pasado mes de julio, cuando la hasta entonces encargada de realizar estas labores se jubiló.

Los denunciantes señalan que después de que hayan transcurrido casi dos semanas del curso escolar, el colegio aún no cuenta con el monitor de apoyo que estos alumnos de educación Infantil y Primaria requieren. "Esta situación persiste desde hace años, no es un tema nuevo para las autoridades a las que les compete este centro escolar. El baño adaptado para personas con problemas de movilidad fue en su día sufragado por la Obra Social La Caixa, con la ayuda de la concejalía de Educación del Ayuntamiento en su realización. La ampa solicitó esta ayuda porque la petición que la directora del colegio realizó en su momento a la Consejería de Educación de la Junta fue denegada aludiendo la falta de presupuesto", explicaron.

El monitor de apoyo ahora asunte se ocupa de llevar a los niños al baño y cambiarlos la mayoría de los casos. "En el caso de la atrofia muscular, se ocupan de cosas tan básicas para cualquier alumno como sacar su material escolar de la bolsa o ayudarlos a estar de pie el tiempo recomendado por los médicos para que los huesos no se descalcifiquen, y muchas mas funciones".

Los padres señalan que en caso de que no obtengan una respuesta inmediata no descartan llevar a cabo movilizaciones" hasta conseguir que los niños tengan los medios necesarios para su correcto desarrollo escolar".

"¿No se ha tenido tiempo de cubrir esta plaza desde julio? ¿Tienen que estar los padres o familiares desatendiendo sus trabajos para ir a cubrir las necesidades de estos niños, con las consecuencias laborales que pueden acarrear estos periodos de ausencia en los trabajos y a los niños en el desarrollo de su enseñanza escolar", lamentan los afectados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios