Los belenistas inauguran el Nacimiento y la muestra de dioramas en el Istmo

  • La exposición de pinturas bizantinas de Miguel Valdayo completa la oferta municipal para estas fechas en el museo

La Asociación Belenista Linense Bethleem inauguró ayer el Nacimiento y la exposición de dioramas en el Museo del Istmo. Además de José Lima, su presidente, y de varios belenistas más, en el acto estuvieron presentes el concejal de Cultura, Alfonso Escuadra, y el coordinador de Festejos, Rafael Cordón, además de otros miembros del equipo de gobierno y de la oposición, como Bettina Pérez y Francisco Espada.

El párroco de San Pedro, Juan Enrique Sánchez, fue el encargado de bendecir el Belén de este año, no sin antes proceder a la lectura del pasaje del Evangelio en el que se narra el nacimiento de Jesús.

El Belén ha cambiado de ubicación este año dentro del Museo del Istmo pero todas las partes han mostrado su satisfacción con el nuevo lugar. Lima explicó que éste es el noveno año que la Asociación Belenista Bethleem se en carga de crear este Nacimiento para todos los linenses y mostró su agradecimiento a la Fundación Municipal de Cultura (FMC) "porque sin su ayuda no habríamos podido conseguirlo".

Este año, el Nacimiento comenzó a elaborarse a principios del mes de septiembre y se finalizó la semana pasada. Seis personas han tenido que trabajar a conciencia para que La Línea pueda tener estas fiestas su tradicional Belén, pero muchos más tuvieron que ayudar para el traslado al museo.

Este año además, la cita es doblemente especial porque además del Belén y la exposición de dioramas, todos aquellos que se acerquen al museo podrán disfrutar también de una muestra de pintura bizantina que ha realizado Miguel Valdayo. La exposición se compone de ocho pinturas de estilo bizantino y otra de estilo renacentista. Valdayo destacó que ha respetado no sólo el estilo, sino además las técnicas empleadas en el periodo bizantino como el pan de oro o la pintura sobre tabla. El pintor explicó que la idea surgió hace varios meses y que son dos los años de trabajo expuestos en las paredes del Istmo debido a que la pintura bizantina tiene un proceso muy laborioso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios