Urbanismo paraliza la limpieza de una parcela por la aparición de un fortín

  • La finca, de 50.000 metros cuadrados, está en El Higuerón y alberga especies protegidas

  • El equipo de gobierno está a la espera de los informes de Medio Ambiente y Cultura

El fortín ubicado en la finca del Higuerón está parcialmente cubierto por el terreno. El fortín ubicado en la finca del Higuerón está parcialmente cubierto por el terreno.

El fortín ubicado en la finca del Higuerón está parcialmente cubierto por el terreno. / josé maría moreno

El Ayuntamiento de La Línea ha ordenado la paralización de unas tareas de limpieza que se estaban realizando en una parcela de 50.000 metros cuadrados ubicada en El Higuerón. Los propietarios de la finca habían solicitado un permiso para acometer esos trabajos, pero la delegación de Impulso y Desarrollo Urbano, a cargo de Juan Carlos Valenzuela, les informó de que existía un fortín, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y algunas especies en peligro de extinción.

La limpieza de la finca tendrá que esperar ahora a los informes de las delegaciones territoriales de Cultura y Medio Ambiente, que deben indicar cómo ha de realizarse la limpieza de la parcela, de carácter rústica y no urbanizable, para no perjudicar los elementos protegidos.

Valenzuela advierte que los terrenos no pueden ser parcelados ni construidos

"La hemos paralizado por precaución y a la espera de los informes que emitan las delegaciones provinciales ya que se trata de un suelo de especial protección. Además, también le hemos comunicado a los propietarios del terreno que, de ningún modo, puede realizarse una parcelación y, desde luego, colocar ni un solo ladrillo pues la edificación en esta parcela es delito penal", explicó Valenzuela.

Uno de los principales elementos que ha provocado la paralización de esta limpieza es la presencia sobre el terreno de uno de los 50 fortines -de los 100 que fueron construidos inicialmente- que perviven en La Línea.

El Ayuntamiento solicitó ayuda al colectivo Protección Histórica Linense (PHL), defensor del patrimonio histórico local, para obtener datos acerca del valor y la ubicación del fortín incluido en la parcela en la que se han paralizado los trabajos de limpieza.

José María Moreno, vocal de PHL y colaborador del Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG), ha seguido muy de cerca este asunto, del que también tiene conocimiento el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. "Nos llamaron del Ayuntamiento y les confirmamos la existecia de la fortificación, que se conserva en buen estado y es visible, aunque hay que saber en qué lado de la finca ubicarse para verlo", dijo, al tiempo que explicó que el búnker fue un nido de ametralladora posicionado en una segunda línea.

Los fortines linenses fueron construidos entre 1939 y 1944 como sistemas de defensa de la Segunda Guerra Mundial -y no de la Guerra Civil- que ya había concluido cuando empezaron a levantarse. Aunque todavía hay quienes no reconocen el valor histórico y patrimonial de los búnkeres, historiadores como Alfonso Escuadra defienden su relevancia histórica en el marco de la segunda gran guerra.

"Los fortines de La Línea están incluidos en un marco histórico que trasciende la historia local y coloca a la ciudad como protagonista en el relato de la Segunda Guerra Mundial y la historia contemporánea. Por tanto, primero hay que estudiarlos, luego sensibilizar a la población y después a los poderes públicos. Es muy importante ponerlos en valor porque más allá de tratarse de elementos de guerra, pueden convertirse en un ejercicio de memoria histórica", concluye.

Una teoría la de Escuadra que se ha visto reforzada con la decisión del Gobierno de la Junta de Andalucía de declarar a la línea de búnkeres que fortificaron el Estrecho de Gibraltar como lugar de memoria democrática.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios