Tornay acusa a Juárez de intentar "escurrir el bulto" en Roseworld

  • Dice que el hecho de que Gonzálvez diera la orden de pago de la nómina corrobora que el alcalde trataba de evitar posibles responsabilidades legales · Califica de "muy graves" las novedades del caso

Comentarios 7

El concejal y portavoz del grupo municipal socialista Miguel Tornay afirmó ayer que el hecho de que fuese el alcalde accidental, Gabriel Gonzálvez, en el que diera la orden de pago de la nómina con dinero procedente de la venta de suelo a Roseworld, tal y como declararon la tesorera y el ex interventor en el juzgado el pasado lunes, confirma que el alcalde, Juan Carlos Juárez "intenta escurrir el bulto en todas aquellas decisiones que pueden acarrear responsabilidades legales. "Lo hizo cuando no presidió el pleno de adjudicación del suelo a Roseworld, argumento que ha utilizado para pedir su sobreseimiento en el caso, y lo ha vuelto a hacer al dejar en manos de Gonzálvez la orden de pago de la nómina", puntualizó en un comunicado de prensa.

Por otro lado, Tornay calificó de "muy graves" las novedades del caso Roseworld, que adelantó este diario en su edición de ayer. Para el político socialista, de las últimas declaraciones de testigos e imputado se desprende que "además de un supuesto caso de corrupción urbanística, hay supuestas operaciones ilegales con recursos económicos del Ayuntamiento. De ser ciertos los hechos, el uso de un pagaré de Lábaro incumple la orden judicial que exigía el depósito en el juzgado de los pagos derivados de la venta a Roseworld. Por otro lado, al parecer, esta operación se hizo en contra de los informes de Tesorería. En tercer lugar, esta acción podría representar la apropiación indebida de un dinero intervenido en un procedimiento criminal como es el caso Roseworld. Por último, el dinero procedente de la enajenación de patrimonio de suelo no se puede emplear en gastos corrientes, tal y como marca la ley", argumentó el portavoz del grupo municipal socialista.

Añadió Miguel Tornay que, por todo ello, la credibilidad del equipo de gobierno que encabeza Juan Carlos Juárez desde el año 1999 "está bajo sospecha. Si todo ésto se confirma, se habrían cometido diversos delitos, entre ellos malversación de caudales públicos, apropiación indebida y desobediencia. Delitos que deteriorarían aún más la autoridad moral de estos gobernantes y el prestigio y la honorabilidad de la institución municipal", concluyó.

La tesorera municipal, Isabel Ruiz, declaró el lunes ante la titular del juzgado de instrucción número uno, Carmen Longo, que el Ayuntamiento utilizó un pagaré de Lábaro de un millón de euros para abonar la nómina municipal, así como que emitió un informe contrario a esta operación que fue rebatido por Juárez mediante un decreto de Alcaldía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios