El PSOE achaca al impago la marcha de las empresas

  • Caeiro lamenta que el Ayuntamiento quiera hacer creer que la municipalización de los servicios es una iniciativa propia

El concejal socialista, Manuel Caeiro, acusó ayer al equipo de gobierno de "confundir a la opinión pública", haciendo ver que la municipalización de los servicios es una iniciativa del Ayuntamiento y no una consecuencia de la marcha de las empresas concesionarias por la deuda contraída por el Consistorio.

Caeiro destacó que además los trabajadores de PAU y Sermasa, las empresas encargadas del mantenimiento, la portería y la limpieza de los colegios, recibieron un escrito en el que se decía textualmente que "de acuerdo con lo que viene siendo la política municipal de rescatar diversas concesiones municipales es intención de la Corporación municipal iniciar los trámites para la finalización de dicho servicio".

Para Manuel Caeiro resulta "sorprendente que la toma de esta decisión la presente Gabriel Gonzálvez como una iniciativa política del equipo de gobierno y esconda las verdaderas razones por las que se ven obligados a tomarla. Los ciudadanos linenses deben saber que no se debe a la convicción política de municipalizar los servicios, ni tan siquiera por ahorro sino que se ven obligados a hacerlo por morosos y por los continuos incumplimientos de los compromisos con las concesionarias". El edil afirmó que "ésta es la verdadera razón y no como pretenden hacernos creer por un cambio de orientación política. Las consecuencias recaen siempre sobre los más desfavorecidos como son en este caso, los trabajadores de PAU y Sermasa. ¿Quién nos asegura ahora que dentro de unos meses no hacen otra modificación de plantilla y muchos de estos trabajadores se ven en la calle, tal y como se decía en el informe de la asesoría legal que consultó el alcalde?".

Caeiro cree que "esto no es más que un parcheo para salir del paso y realmente la intención es despedir posteriormente a muchos de estos trabajadores que han demostrado su profesionalidad y eficacia a lo largo de estos años. Pero no sólo resultarán afectados los trabajadores sino el servicio, pues menos medios y menos personal redundará lógicamente en una disminución de la calidad del servicio y de las prestaciones. Aunque nuestra principal preocupación es mantener los puestos de trabajo, también nos preocupa el servicio para el próximo curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios