L'Ecuyer ahonda en cómo educar a un niño en un mundo "frenético"

  • La pedagoga estima que los pequeños pueden recuperar el asombro con la naturaleza

Comentarios 0

La experta en educación y pedagogía Catherine L'Ecuyer impartió ayer en La Línea la conferencia titulada Educar en el asombro, basada en su libro homónimo, que alcanza ya la undécima edición en España. L'Ecuyer llegó de la mano de Attendis, propietaria de los colegios Montecalpe y Puertoblanco en Algeciras.

El acto tuvo lugar en el Palacio de Congresos, que presentó una buena afluencia de público, y estuvo presentado por el director de Europa Sur, Alberto Grimaldi, que destacó que la obra de L'Ecuyer incide en "el apego y el asombro, con especial atención al efecto que causa la sobre estimulación a la que sometemos a nuestros hijos en nuestro mundo actual, regido por una exigencia máxima y en el que todo sucede a una velocidad vertiginosa que apenas somos capaces de controlar".

L'Ecuyer mostró su apuesta por la recuperación de dos conceptos como vías fundamentales de la educación en los niños: el apego y el asombro. Según esta estudiosa, se está perdiendo la capacidad de sorpresa en los más pequeños debido a que los padres y la propia dinámica de la sociedad actual nos lleva a "satisfacer en exceso las necesidades de los hijos, con abundancia de regalos y cuestiones materiales antes incluso de que las deseen".

El conocimiento del mundo a través del asombro ante lo desconocido es la vía para tener una sociedad más sana, a la que se llega a través de la recuperación de valores hoy en día poco apreciados, como "el silencio y el contacto con la naturaleza como alternativa al abuso de la televisión y la tecnología".

Igualmente, otro de los males contemporáneos que ha dejado su huella en la educación es lo que L'Ecuyer llama "la reducción de la infancia". A su juicio, padres y profesores aceleran demasiado los procesos de aprendizaje para que los niños aprendan y estudien, de tal manera que "acortamos la infancia y alargamos procesos más complejos como la adolescencia".

L'Ecuyer es partidaria de no forzar la escolarización de los niños, aboga por el "apego" entre hijos y padres como método educativo igual de válido que el ingreso en una guardería y asegura que más allá de intentar dar respuestas a todas las preguntas que plantean continuamente los mejores, ve beneficioso trabajar y mantener cuestiones tan apegadas a la mente infantil como "el misterio".

más noticias de LA LINEA Ir a la sección La linea »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios