Decepción tras la cumbre entre La Línea y la Junta por el Brexit

  • Franco lamenta la falta de concreción y de medidas financieras de apoyo

  • López Gil pide un enfoque más estratégico del asunto

Ángel Gavino, Juan Luis Belizón, Fernando López Gil y Juan Franco, ayer durante la reunión celebrada en La Línea. Ángel Gavino, Juan Luis Belizón, Fernando López Gil y Juan Franco, ayer durante la reunión celebrada en La Línea.

Ángel Gavino, Juan Luis Belizón, Fernando López Gil y Juan Franco, ayer durante la reunión celebrada en La Línea. / erasmo fenoy

Comentarios 8

Frustración y caras largas entre los representantes del Ayuntamiento de La Línea y la Junta de Andalucía a la hora de afrontar los efectos del Brexit en la ciudad. El alcalde linense, Juan Franco, y el viceconsejero de la Presidencia, Fernando López Gil, reconocieron ayer sentirse decepcionados tras la celebración en la ciudad de la primera cumbre institucional entre las administraciones local y la regional que se había convocado para buscar soluciones a los problemas que ya está generando en la zona el proceso de desconexión de Reino Unido de la Unión Europea.

La Junta desplazó hasta La Línea, además del viceconsejero, a sus siete delegados territoriales en la provincia, al subdelegado del Gobierno en la comarca y a los coordinadores de varios entes autónomos para debatir con el equipo de gobierno cómo hacer frente a los retos del Brexit y cómo mejorar la ciudad. El Ayuntamiento planteó en la cita cuestiones domésticas muy concretas mientras que la Junta acudió al cónclave con todos sus delegados esperando del encuentro un trazado más estratégico, más en la línea del documento elaborado por el Ayuntamiento.

Esperaba alguna propuesta excepcional, pero agradezco la visita y el esfuerzo"

Ello se reflejó, tras dos horas de conversaciones, en las declaraciones posteriores de Franco y López Gil. Ambos agradecieron la intención, pero reconocieron -sin tapujos- que esperaban "algo más" del otro.

Pese al manifiesto desencuentro entre los planteamientos de ambas entidades a la hora de abordar la reunión de ayer, el Consistorio y la administración regional quedaron emplazados en trabajar a partir de ahora sobre las demandas locales que fueron puestas sobre la mesa, vinculadas a su vez al amplio marco de competencias de la Junta de Andalucía.

Juan Franco explicó que aunque no se cierra puertas, esperaba de la reunión "alguna medida excepcional para la ciudad". Entre estas demandas, Franco hizo alusión a la financiación incondicionada que la Junta reparte entre los Ayuntamientos (la Patrica). "No era lo que esperaba de una reunión con el despliegue que ha supuesto. Esperaba alguna medida excepcional como un reparto diferente de la Patrica. Pero agradezco la visita y el esfuerzo", dijo.

López Gil no se quedó atrás a la hora de aportar sus impresiones. "También esperaba otra cosa del Ayuntamiento. Ver cómo podríamos afrontar el Brexit. Sólo hemos abierto posibilidades. Intentaremos responder a cada una de las tareas que nos ha encargado el Ayuntamiento a través de los delegados. Entiendo que La Línea tiene una situación singular y dificultad para su desarrollo. Pese a que esperaba otra cosa, me voy satisfecho", dijo López Gil.

Franco planteó cuestiones que suponen un freno al día a día en el Ayuntamiento. Entre otras, solicitó a la Junta una revisión de los criterios con los que se concede la Patrica para poder obtener más dinero "porque el censo dice que atendemos a 62.500 habitantes y el padrón asegura que tenemos 70.000".

También pidió una revisión de las discrepancias existentes en el cobro del Impuesto sobre Bienes Inmuebles de los edificios de la administración regional o mejoras en los centros educativos.

Uno de los puntos de consenso estuvo en la puesta en marcha, a futuro, de un plan de formación específico. La Junta dijo que lo hará siempre que obtenga del Ayuntamiento un recinto adecuado para impartir cursos adaptados a la demanda del mercado laboral. Sobre esta cuestión habrá nuevos contactos técnicos de forma inminente, según el viceconsejero.

López Gil resaltó que la administración andaluza destina cada año unos 40 millones de euros a la ciudad aunque se comprometió a trasladar la petición de revisión de la Patrica, así como posibles mejoras para la red de polígonos industriales o el parque público de vivienda. "Esperaba hablar sobre cómo dar un futuro diferente a la ciudad. Por ejemplo, sobre el impacto que tendría lograr el uso conjunto del aeropuerto de Gibraltar. Intentaremos dar respuesta a cada una de las tareas que nos encarga el Ayuntamiento", zanjó.

El Ayuntamiento y la Junta también se mostraron de acuerdo en promover junto al Gobierno central un plan integral para la ciudad, aunque nuevamente sin detalles concretos. Y la administración regional a dar celeridad a la tramitación del Plan General de Ordenación Urbanística.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios