Asuntos Sociales atiende a 135 menores en situación de riesgo social en 2007

  • El Ayuntamiento tiene 20 casos de reunificación familiar durante el año pasado · Inmaculada Olivero explica que la negligencia y los conflictos familiares son las situaciones de maltrato más frecuentes

La concejalía de Servicios Sociales, Minorías Étnicas e Inmigración desarrolla en el municipio un programa de tratamiento a familias con menores en situación de riesgo.

El Ayuntamiento informó durante 2007 que se ha trabajado con 72 familias en las que se atendieron a 155 menores, teniendo 20 casos de reunificación familiar y 135 de riesgo social.

El programa tiene el objetivo de preservar los derechos y promover el desarrollo integral de los menores en su medio familiar, normalizando su situación a la vez de posibilitar a los menores que así lo requieran el retorno a su familia de origen.

Según Inmaculada Olivero, concejal de estas materias, "desde los Servicios Sociales debemos mitigar los factores de riesgo para evitar la separación del menor de su familia y capacitar a las familias para dar una correcta atención a sus hijos, proporcionándoles las habilidades y lo recursos técnicos necesarios. Para ello necesitamos de equipos multidisciplinares especializados en realizar intervenciones dentro del contexto familiar", explicó la responsable de esta área.

Este programa municipal cuenta con la intervención de dos psicólogas, una trabajadora social y una educadora, que con el objetivo de potenciar que las familias participantes proporcionen a los menores un entorno familiar adecuado que garantice su desarrollo integral, y tras un estudio minucioso del caso, realizan un proyecto de intervención personalizado para cada familia, evitando la separación de los menores de ésta.

El perfil de los padres es de una edad media de la madre de 30 años y 39 para el padre, con un nivel de estudios primarios para ambos en un 87 por ciento, presentando una situación laboral inestable en el 60 por ciento de los casos.

La tipología del maltrato más frecuente, según Olivero, es la negligencia, seguida del conflicto familiar relacional de familias con menores que atraviesan el ciclo vital de la adolescencia. En menor número se atendieron casos de maltrato sexista, abuso sexual y maltrato físico.

El programa en su conjunto se desarrolla en estrecha conexión y colaboración con los equipos de los Servicios Sociales Comunitarios, así como con los servicios de protección de menores según los requerimientos de cada caso.

Servicios Sociales también informó la semana pasada de el Centro de Encuentro y Acogida ha atendido a más de 700 personas desde julio de 2002, cuando comenzó a cubrir las necesidades básicas de alimentación, sanidad, higiene y vivienda de aquellos que por sus circunstancias se encuentran en situación de exclusión social.

Los atendidos pueden hacer uso también del servicio de comedor, lavandería, higiene, servicio sanitarios, coordinación y contacto con otros recursos, tales como el asesoramiento jurídico, dispensación de preservativos, entre otros. El centro ofrece igualmente talleres de alfabetización y de manualidades basada en barro y pintura, habilidades sociales, yoga, educación para la salud. También realizan actividades externas, como senderismo, visitas culturales acampadas y excursiones.

Los trabajadores del centro de la barriada de Los Junquillos atienden actualmente a un total de 210 euros drogodependientes, a los que se presta especial atención por su situación de exclusión social, ya que no conocían la existencia de recursos especializados o no podían iniciar por sí mismos un tratamiento para dejar su adicción a la droga.

El CEA de La Línea pretende consolidar una línea de trabajo en la que la atención a las necesidades básicas de la persona sea una puerta de acceso para avanzar en la incorporación social de dichas personas, para que no sólo funcione como un colchón que apenas amortigüe dichas necesidades y que al final continúen con los mismos problemas con los que llegaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios