Enciclopedia de la LÍNEA

El Archivo Histórico Municipal (I)

  • TOMO X El décimo volumen de la Enciclopedia de La Línea está dedicado a la vida social en la localidad, con un repaso a entidades de todo tipo

La antigua sede del Archivo Histórico Municipal. La antigua sede del Archivo Histórico Municipal.

La antigua sede del Archivo Histórico Municipal.

EL Archivo Histórico fue inaugurado el 13 de octubre de 1984, y se ubicó en un edificio ya derribado dentro de los Jardines Municipales. Paco Tornay, primer archivero municipal, nos lo explica en este trabajo publicado en la revista Almoraima en 1996.

Teniendo como meta principal la Exposición Universal de Sevilla en 1992, en conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de América, la Diputación Provincial de Cádiz puso en marcha el Plan de Ordenación de Archivos Municipales, en un ambicioso intento de mejorar los archivos municipales de la provincia de Cádiz, organizando como complemento del citado plan unas Jornadas Provinciales de Archivos, las cuales fueron celebradas durante dos años consecutivos, en Sanlúcar de Barrameda en 1986 y en Cádiz en 1987.

Fueron aquellas jornadas un gran acierto en su organización, que constituyeron una experiencia muy positiva e importante en la consolidación y fomento de las relaciones entre los archiveros de nuestra provincia, y mejorando al mismo tiempo los niveles de formación profesional en el intercambio de experiencias, presentación de comunicaciones y análisis de técnicas archivísticas desde distintos puntos de vista, por medio de conferencias-coloquios y mesas redondas entre los asistentes.

Los que tuvimos la oportunidad de participar en aquellas Jornadas Provinciales de Archivos Municipales nunca podremos olvidar el espíritu de solidaridad, el estímulo moral y profesional de hombres entregados en la digna tarea de la archivística, cuya fatigosa y responsable labor científica e histórica por la ordenación, conservación y estudio del patrimonio documental en sus municipios respectivos, y que como único pago, en muchos casos, pasan casi olvidados e incomprendidos.

Por ello, valoramos muy positivamente y acogemos con el mayor interés la iniciativa de la Sección Segunda (Arqueología, Etnografía, Patrimonio y Arquitectura), del Instituto de Estudios Campogibraltareños, de la celebración de estas I Jornadas de Archivísticas de nuestra comarca, con sede en la histórica ciudad de San Roque.

Expuesta pues, la obligada introducción sobre el tema, basamos nuestra comunicación en la fundación y funcionamiento del Archivo Histórico Municipal de La Línea de la Concepción. Una institución, que por sus especiales características, rompe de algún modo el esquema clásico de otros de su clase, como podremos observar a través de la presente comunicación.

La falta de un centro documental público en La Línea de la Concepción, donde historiadores, periodistas, estudiantes y ciudadanos en general pudieran documentarse sobre los orígenes, costumbres y evolución urbana, político-social, constituyó durante muchos años una asignatura pendiente de este Ayuntamiento. Carencia, que como es de suponer, mantuvo en la ignorancia al pueblo de La Línea durante décadas, de sus raíces, de su razón de ser, o sea, de su propia historia. Una historia plagada de problemas y obstáculos para sobrevivir como ciudad española, junto a la colonia británica de Gibraltar, cuyo contencioso dura ya muchos años, desde 1713 hasta la actualidad, que los linenses generosamente en avanzada posición han venido pagando en solitario, siendo un problema de Estado, que afecta a toda la nación española.

Es patente que La Línea es una de las ciudades más jóvenes de la comarca, sin embargo, su historia, aunque algo modesta, ha sido vivida muy intensamente. Segregado el barrio de La Línea del municipio de San Roque en 1870, su Registro Civil tiene los mismos años que el Ayuntamiento; igualmente los libros de Actas Capitulares se inician en el citado año. Por lo tanto, el Archivo Municipal de la villa de La Línea de Gibraltar se constituye a partir de esa fecha, quedando en San Roque toda la documentación de la pedanía linense. Pero en la práctica y por razones que en nuestros días no tienen justificación, los ayuntamientos de aquellos tiempos no supieron o no pudieron, por no decir no quisieron, crear un archivo documental, administrativo y menos aún, histórico.

Testimonio de lo que exponemos es el libro La Línea de la Concepción. Cien Años de Historia 1870-1970, escrito por el entonces oficial mayor del Ayuntamiento, don José de la Vega Rodríguez, con motivo del Centenario de la fundación de este municipio, publicado en 1973, y patrocinado por la Diputación Provincial de Cádiz. Escribe don José de la Vega en la introducción del citado libro:

“… No ha sido empresa fácil la realización de este trabajo; antes al contrario, ha supuesto una laborioso investigación de datos entre los muy escasos elementos o fuentes de información con que se ha contado; la mayor parte de la documentación que constituía el Archivo Municipal, había desaparecido o se mutiló en las revueltas políticas en el primer tercio del siglo XX, destruyéndose el fruto de la preocupación sentida en su constitución, pues ya el 23 de noviembre de 1881, acordó el Ayuntamiento solicitar a don Carlos Bianchi, vecino antiguo y del comercio, que tenía copia de todos los documentos relativos a los antecedentes de esta ciudad, el que lo aportase al Archivo Municipal, ya que en éste no existían; de que se efectuase esta aportación, no se tienen noticias.

A fin de fomentar tal archivo, en diciembre de 1924 se hace donación al Ayuntamiento, por don Carlos Federico, de dos documentos, uno de licencia de residencia en La Línea de Gibraltar a nombre de don Antonio Ristori, expedida en Algeciras el 1 de enero de 1820, y otro, concediendo licencia a la misma persona, para la explotación de un billar en la plaza, fechado en San Roque, el 28 de abril de 1826. (Antonio Ristori, natural de la isla de Córcega y desguazador de barcos, residía en el punto de La Línea, en 1815); sin embargo, tanto estos documentos como los anteriores, no se conservan.P

or parte del Registro Civil, en el primer libro correspondiente al juzgado municipal de La Línea, aunque abierta sus diligencias en San Roque el 31 de diciembre de 1870, aparecen registrados la primera boda, nacimiento y defunción ocurridos en la villa de La Línea:

Nacimiento de María Sabina Coca Vizcaya, a las 10:00 h. de la mañana del día 2 de enero de 1871; fallecimiento de doña Juana La Chica Pró, de 22 años de edad, a las dos de la tarde del día 3 de enero de 1871; y casamiento de don Andrés Vila de Lara y doña María de los Reyes Búa Torso, a las ocho de la tarde del día 6 de febrero de 1871.

Afortunadamente, se conservan en perfecto estado la totalidad de los libros de actas de las sesiones de la Corporación Municipal, desde el 20 de julio de 1870. Estos libros de actas han sido el principal objeto de la investigación realizada para llevar a cabo esta recopilación histórica, tropezándose con graves inconvenientes el tiempo de formalizar acontecimientos, pues en primer lugar, como es fácil comprender, muchos de los datos que no eran estrictamente oficiales, se recogían por sucinta referencia sin concretar fechas del acaecimiento y con omisión de sus pormenores, ha resultado muy laborioso el seguir el curso de una cuestión cuya resolución se prolongó durante años, mediando multitud de actas, largos períodos de paralización en trámites, decisiones adoptadas en el ínterin, que induce a confusión, en fin, ese tejer y destejer de toda humana empresa, que se acrecienta cuando su logro se dilata excesivamente en el tiempo.Profundizando en el tema, y para confirmar que el Ayuntamiento de esta ciudad.- Certifico: Que la Comisión Permanente en la sesión que celebró el día trece del corriente mes, adoptó el acuerdo que sigue:Noveno.- Expuesto de la Secretaría del Ayuntamiento sobre deterioro y desorganización.- Se da lectura a este expuesto, en el que se comunica a la Comisión, que debido a los sucesos del mes de julio último, el Archivo Municipal ha sufrido deterioros y ha sido totalmente desorganizado, hasta el punto de formar hoy un montón informe de papeles que por la secretaría se ha intentado varias veces su reorganización, pero esto supone una labor que se requiere dedicar toda la actividad de una persona competente para terminarla con la urgencia que el servicio del archivo exija y que a falta de personal administrativo no puede prescindirse en los negociados de ningún funcionario.- El Sr. Alcalde manifiesta que al visitar el archivo pudo comprobar el desastroso estado en que se encuentra y que considera necesario el nombramiento de un empleado temporero que se encargue de este trabajo.

La Comisión por unanimidad acuerda nombrar a don Eduardo Gómez de la Mata encargado temporalmente del archivo municipal, con el haber diario de siete pesetas y cincuenta céntimos.- Y para que conste y surta sus correspondientes efectos, expide el presente en La Línea de la Concepción a quince de marzo de mil novecientos treinta y siete.

Otro documento municipal, éste de fecha anterior, también nos habla del archivo; se trata del siguiente Edicto, con fecha 17 de junio de 1924: Cumpliendo acuerdo del Excmo. Ayuntamiento de mi presidencia y de conformidad con lo prevenido en las

disposiciones vigentes, se anuncia por medio del presente y por plazo de treinta días, contados desde el de su inserción en el Boletín Oficial de esta provincia, un concurso para proveer la plaza de Archivero Municipal, dotada en el presupuesto que ha de regir en el próximo ejercicio de 1924/25, con el haber anual de dos mil quinientas pesetas. Las solicitudes habrán de dirigirse a esta Alcaldía, debidamente reintegradas, acompañadas de la célula personal del interesado, certificación de conducta, moralidad y costumbres y de sus antecedentes penales, así como de cuantos documentos prueben su aptitud para el desempeño de dicho cargo, haciendo presente que serán preferidos los que mediante la presentación del correspondiente título, justifiquen pertenecer al Cuerpo de Archiveros Bibliotecarios, y que este concurso se celebra con el carácter que determina el párrafo 5º de la 2ª de las disposiciones transitorias del vigente Estatuto Municipal.Lo que se hace público para general conocimiento.-El alcalde accidental, Enrique Pérez Castillo.Publicado dicho concurso en el Boletín Oficial de la Provincia el día 5 de julio de 1924, cuyo plazo finalizaba el 4 de agosto de dicho año, solicitaron su participación en el mismo los siguientes señores: D. José Corbacho Delgado, D. Manuel Alonso Rodríguez, D. Julio Amusco Liaño, D. Eduardo Gómez de la Mata y d. Francisco Porro Rojano. Sin embardo, dicho concurso fue desconvocado, tal como podemos apreciar por el siguiente escrito:

Gregorio Manuel Ortiz y García, Secretario del Excmo. Ayuntamiento de esta ciudad. Certifico: Que por la Comisión Municipal Permanente en sesión celebrada ayer, se adoptó el acuerdo del tenor siguiente: “En consonancia con lo dispuesto en el vigente Reglamento de funcionarios municipales, se acuerda por unanimidad, anular el Concurso de Archivero, por tenerse que proveer por oposición, así como proceder a la revisión de los anunciados y anular los que se encuentren en el mismo caso que el citado de archiveros”.

Y para que así conste en este expediente, expido la presente que visará el Sr. Alcalde Accidental en La Línea a dos de septiembre de mil novecientos veinticuatro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios