'Acceder' gestiona 420 contratos

  • Desde su arranque hace tres años ha ayudado a numerosas personas de etnia gitana a insertarse en el mercado laboral, a través de programas de actividades para el desarrollo personal y aprender un oficio

El programa Acceder de la Fundación Secretariado General Gitano, fomenta el desarrollo de esta comunidad. Por este motivo, desde su apertura hace tres años ha ayudado a 577 personas, del cuales el 70 por ciento son usuarios de etnia gitana. Además, el programa cuenta entre sus números, con la importante cifra de 420 contrataciones efectuadas en este periodo de tiempo.

Esta fundación es una entidad sin ánimo de lucro, que promueve el acceso de esta comunidad a los derechos, principalmente para que conozcan cuáles son éstos, además de impulsar los servicios, o para que entiendan que se encuentran en las mismas condiciones de igualdad que el resto de la sociedad.

El programa citado trata de fomentar el empleo. De este modo, la fundación ayuda a estas personas a acceder al mercado laboral, además de ofrecerles las herramientas formativas precisas para su adecuación al entorno. Para ello existen cuatro especialistas para coordinar, mediar, orientar y para la prospección. Para que estas personas estén formadas y puedan acceder a un trabajo digno, deben pasar por un periodo de formación. En algunos casos las actividades parten desde las instalaciones de la sede en La Línea, aunque en la mayoría de las ocasiones la fundación organiza y financia el curso para que una academia se encargue de la instrucción.

Los cursos más usuales están enfocados al sector servicios, como es el caso de las clases para camareras de hoteles, referidas a las tareas de limpieza. También se gestionan talleres de reponedores, de cajeras en supermercados, de panaderos, de manipuladores de alimentos, dependientes en comercios, e incluso para conocer la utilización de la carretilla o el elevador de los centros comerciales.

En este impulso por fomentar la inserción laboral de las personas de etnia gitana, una de las tareas fundamentales de la fundación es la prospección. Ahí se encargan de gestionar convenios con empresas que permitan conseguir los trabajos adecuados, se puede dar a través de acuerdos con éstas o a la carta, en este caso ellos examinan las ofertas y las demandas laborales. Un ejemplo claro es la Navidad, que es cuando más empresas solicitan servicios temporales. Para este tipo de peticiones se ofrece a los usuarios del programa, que durante menos de un mes realizan la tarea propia del puesto de trabajo que le encomiendan, por lo que aunque no es remunerado, sí tienen un 50 por ciento de posibilidades de quedarse en él. La coordinadora local de la fundación, Luz Milagros Jiménez, afirmó que existe un "compromiso de contratación y nosotros les acompañamos" durante el periodo de prueba.

No obstante, antes de realizar estos cursos hay que pasar por una serie de entrevistas y actividades de captación, en este punto es importante la labor de la mediadora, que se encarga de dar a conocer a la sociedad gitana las posibilidades de desarrollo que pueden alcanzar. "Ella es gitana y a través de carteles capta a las personas y les explica los recursos que existen y la posibilidad laboral", apuntó Jiménez.

A continuación está la orientadora, que es la persona que les da las herramientas básicas, como las normas para hacer un curriculum, o el desarrollo para las capacidades lingüísticas, en definitiva se les ofrece una formación necesaria de cara al mercado de trabajo. En este sentido, a algunos se les ubica en programas de formación profesional o talleres y a otros se les deriva a actividades del propio programa. En las propias instalaciones de la sede linense la única enseñanza que se oferta son clases de alfabetización.

Jiménez destacó que este programa está teniendo muy buenos resultados, de hecho reconoció que por parte de los empresarios de la comarca no existe ningún tipo de discriminación, puesto que también influye la formación previa de estas personas, ya que no acceden al mercado sin pasar por unas enseñanzas necesarias.

Aparte de estas labores en materia de empleo, la fundación también es un pilar fundamental para los más jóvenes, de hecho recibieron un reconocimiento el año pasado como Centro de Formación Juvenil, ya que mostraban a este colectivo la importancia de la educación, que también es una de las claves en las que se fundamenta el trabajo de la fundación. En el área de educación el objetivo primordial es conseguir la escolarización plena del colectivo. "Queremos crear un referente. La dificultad para acceder a la educación es porque carecen de información y por esto es importante trabajar con los niños", afirmó la coordinadora local.

Los usuarios suelen tener edades comprendidas entre los 18 y los 30 años, destacan también las mujeres como las que más usan estos servicios. En este sentido Jiménez afirmó que "ellas son las transmisoras, a través de ellos los niños van a estudiar, la mujer juega un papel fundamental, son el motor de impulso de la comunidad gitana", apuntó.

577

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios