Los británicos temen perder el derecho a demandar al Gobierno

  • Escándalo en el Reino Unido tras desvelarse una cláusula en la Ley del 'Brexit'

El distrito financiero de Londres. El distrito financiero de Londres.

El distrito financiero de Londres. / efe

Los ciudadanos británicos perderán el derecho a demandar a su Gobierno por violar la ley después del Brexit, según se incluye en la Gran Ley de la Derogación que el Ejecutivo de Theresa May prepara para afrontar la salida.

Los principales periódicos británicos se hicieron ayer eco de una noticia que consideraron "escalofriante". Una cláusula en el proyecto de ley del Brexit, listo para ser debatido el próximo mes, implica que los británicos perderían la capacidad de buscar una compensación o indemnización por daños y perjuicios en cuestiones como los derechos de los trabajadores, la política ambiental y la regulación empresarial.

En la actualidad, el Gobierno puede ser demandado al amparo de la sentencia Francovich de 1991, del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, que establece que un Estado miembro es responsable si un individuo o un negocio ha sido dañado debido a que el país no ha implementado la legislación de la UE.

Sin embargo, una cláusula en el proyecto de revocación dice: "No hay derecho en el Derecho interno a partir del día de la salida a recibir compensación por daños de conformidad con la jurisprudencia Francovich".

El gobierno emitió una declaración -publicada en The Times, que desveló la noticia- diciendo que las personas retendrían la capacidad de recibir indemnizaciones o compensaciones por las pérdidas causadas por violar la ley, pero no explicó cómo podrían hacerlo.

Los expertos han advertido que esto podría significar que el Gobierno se escapa de la responsabilidad por haber violado la legislación de la UE cuando era miembro del bloque.

La directora de la organización de derechos humanos Liberty, Martha Spurrier, manifestó a The Independent: "Esta cláusula escalofriante, enterrada en la letra pequeña del proyecto de ley, quitaría silenciosamente una de las herramientas más importantes del pueblo británico para defender sus derechos". "Poner al Gobierno por encima de la ley hace que nuestras protecciones legales carezcan de sentido. Expone una clara agenda para diluir nuestros derechos después de Brexit y muestra exactamente por qué la Ley de Derechos Humanos va a ser aún más esencial después de que nos vayamos", continuó. "No podemos confiar a un puñado de ministros nuestros derechos y libertades que con tanto esfuerzo se han ganado. El abismo entre lo que prometen de viva voz y lo que están publicando en la ley está creciendo cada día más". "Necesitamos más que palabras: necesitamos un compromiso formal en la Ley de Derogación, en la carta en blanco y negro de la ley, de que el pueblo británico no saldrá de la UE con menos derechos de los que tenemos ahora", finalizó.

El portavoz para el Brexit de los Liberal Democratas, Tom Brake, consideró que éste es "un intento desvergonzado de quitar los derechos de la gente a través de la puerta trasera". "Los ciudadanos deben ser capaces de ajustar las cuentas con el gobierno cuando infringe las reglas".

El diputado laborista Chris Leslie, en nombre de la campaña Open Britain, para estrechar lazos con la UE, dijo: "Esto es exactamente lo que nos dijeron que no se incorporaría en la ley de abrogación, pero parece otra promesa rota del Brexit. Los ministros se han comprometido repetidamente a no utilizar la salida para socavar nuestros derechos, pero esas cálidas palabras no están siendo respaldadas por sus acciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios