La UE está "preparada" para negociar la salida

  • Una cumbre europea marcará la hoja de ruta a seguir en la negociación con Reino Unido

Una bandera de la UE ondea ante el big Una bandera de la UE ondea ante el big

Una bandera de la UE ondea ante el big / efe

La Comisión Europea (CE) aseguró ayer que ya tiene todo "preparado" para empezar a negociar la desconexión del Reino Unido de la Unión Europea, después de que Londres confirmara este lunes que el próximo 29 de marzo invocará el artículo 50 del Tratado de Lisboa que abre ese proceso.

El portavoz jefe comunitario, Margaritis Schinas, indicó ayer que "todo está preparado por nuestra parte", aunque nadie oculta que este proceso, que debe culminar en dos años, incluye una serie de pasos que pueden ser lentos, teniendo en cuenta que cualquier decisión de la UE debe ser consultada a 27 países.

Si esa fecha se cumple, la UE podría celebrar una Cumbre europea para abordar la desconexión del Reino Unido en torno a cuatro semanas después, según coinciden en señalar en Bruselas fuentes diplomáticas. Ahí se aprobaría una hoja de ruta, o sea, las líneas maestras de este proceso negociador. Una vez aprobadas esas directrices, la Comisión Europea emitirá una recomendación para abrir las negociaciones, el Consejo deberá adoptar la misma y dará formalmente el mandato al excomisario y exministro francés Michel Barnier, como jefe negociador para la salida del Reino Unido de la UE.

Según indicó ayer Schinas, el día de la notificación británica para activar el artículo 50 es muy probable que haya una declaración de los 27 y posiblemente también de Barnier. En cualquier caso, el sentir en el seno de la Comisión es que están listos para empezar las negociaciones rápidamente.

Respecto al contenido de las pautas negociadoras nadie desvela sus cartas, que se pondrán sobre la mesa con motivo de la cumbre europea que convocará Donald Tusk. A nadie se le oculta que la negociación con Londres puede ser dura y el mutismo es total en medios de la Comisión; no han trascendido detalles de hasta dónde está dispuesta a llegar Bruselas en este proceso.

El Reino Unido es un contribuyente neto de la Unión Europea, lo que implica que cuando se complete la desconexión otros miembros de la UE deberán cubrir su hueco y compensar los fondos que destinaba Londres.

Otra de las preocupaciones evidentes en Bruselas gira en torno al tono que adquiera la negociación, ya que no se contempla que se haga pagar al Reino Unido por decidir irse de la UE, pero sí que haga frente a sus compromisos ya adquiridos, lo que sería complicado en un escenario de tensión mutua.

Por su parte, Londres también es consciente de que la mitad de las exportaciones del Reino Unido se dirigen hacia países de la Unión Europea.

En este contexto, el ministro británico para la salida del Reino Unido de la UE, David Davis, ha manifestado en las últimas fechas que el Gobierno se prepara para el eventual escenario de que no se llegue a ningún acuerdo con la UE, aunque ha opinado que sería "improbable" que se produjera una ruptura en las negociaciones con los otros 27 Estados miembros del bloque.

Tal y como avanzó la Comisión en cuanto se conoció el resultado del referéndum británico, no se han llevado a cabo negociaciones previas de ninguna clase con Londres, aunque sí se sabe que el equipo liderado por Michel Barnier trabaja desde hace meses en el diseño de varios escenarios.

En medios diplomáticos se calcula que en el período de negociación se emplearán alrededor de quince meses y después será necesario que el acuerdo de separación cuente con la aprobación de una mayoría cualificada de miembros, así como con el Parlamento Europeo.

En cualquier caso, ahora se abre una etapa desconocida hasta el momento en el seno de la UE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios