Theresa May propondrá dos años de transición tras la salida de la UE

  • La primera ministra niega que Boris Johnson, partidario de un divorcio total, vaya a dejar el Gobierno de inmediato

La primera ministra británica, Theresa May, propondrá este viernes en Florencia que el Reino Unido siga perteneciendo al mercado único durante unos dos años de transición tras la consumación del Brexit -el 29 de marzo de 2019- a cambio de mantener sus contribuciones a la UE. Sería el camino de la salida suave de la que abomina su ministro de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, que según la prensa británica dimitiría en los próximos días si esto sucediera.

Sin embargo, May aseguró ayer que su Gobierno está "unido" sobre el Brexit y descartó despedir o que dimita Johnson por desacuerdos con la estrategia. "Sí, el gabinete tiene totalmente claro el destino al que aspiramos en relación con las negociaciones europeas", declaró la líder conservadora a los medios británicos durante su visita a la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Preguntada sobre si espera que Johnson, que el domingo escribió un artículo abogando por un Brexit duro (la ruptura total con la UE), en aparente discrepancia con la nueva línea gubernamental, conserve su puesto, May respondió afirmativamente. "Boris está haciendo un buen trabajo como ministro de Exteriores. Lo ha estado haciendo aquí, en las Naciones Unidas", afirmó la primera ministra.

También en Nueva York, Johnson dijo por su parte a los periodistas que no tiene intención de dimitir, como conjetura la prensa, e insistió en que el Gobierno conservador trabaja en la misma dirección. "Trabajamos juntos, eso es lo principal, para asegurarnos de que el Reino Unido puede aprovechar las oportunidades que ofrece el 'brexit", afirmó. "Somos un nido de pájaros cantarines", apostilló, sobre las voces discordantes surgidas en los últimos días.

El periódico conservador The Daily Telegraph adelantó ayer, citando fuentes anónimas, que Johnson podría dimitir de su puesto, evidenciando divisiones en el Ejecutivo, si May defiende un Brexit suave -con algún tipo de acceso al mercado único- en el discurso que pronunciará este viernes en la ciudad italiana de Florencia.

El ministro desató la controversia al publicar el pasado domingo en el Telegraph un artículo de 4.000 palabras en el que exponía su visión para un divorcio total, en aparente discrepancia con la línea oficial del Gobierno, actualmente más conciliadora.

En declaraciones a la BBC, el diputado tory Kenneth Clarke acusó a Johnson de prepararse el terreno para ser primer ministro y advirtió de que, si May no estuviera debilitada tras unas elecciones en las que perdió la mayoría absoluta, "tendría que echarle" del gabinete.

De acuerdo con su artículo, Johnson, cara visible de la campaña favorable a la salida de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio de 2016, se opone a continuar remitiendo dinero a Bruselas una vez este país deje el bloque.

May se reunirá mañana con sus ministros para consensuar el mensaje de su discurso del 22 de septiembre, con el que pretende hacer progresos en las negociaciones con Bruselas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios