Theresa May apuesta por un ‘Brexit’ suave tras dos años de transición

  • La primera ministra británica propone en Florencia que Reino Unido siga contribuyendo a las arcas de la Unión Europea hasta 2020

Comentarios 1

La primera ministra británica pidió ayer en Florencia (Italia)a la Unión Europea para su país un acuerdo hecho a medida y que permita al Reino Unido –y, por extensión, a Gibraltar– gozar de dos años de transición para que los ciudadanos “se adapten a la nueva etapa”. Theresa May, que ofreció un discurso como gesto para impulsar las negociaciones entre Bruselas y Londres de cara a la salida de la UE, se posiciona de este modo a favor de un divorcio suave que no supone una mala noticia para los que cada día cruzan la Verja para trabajar en el Peñón. La jefa del Gobierno británico garantizó que los ciudadanos extranjeros gozarán de las mismas condiciones que ahora, “podrán salir, entrar y trabajar”, aunque habrá más control en las fronteras y “un sistema de registro”, lo que sí afecta directamente a la Verja.

May habló así a sólo tres días antes de que se retomen las conversaciones sobre las condiciones del Brexit. En su discurso destacó que el Reino Unido y el resto de países comunitarios han mantenido hasta ahora una sólida relación y eso coloca a los británicos en una posición diferente de negociación que a otros estados que no pertenecen a la UE, como Canadá o Noruega. Negociar un pacto en materia económica como por ejemplo el acuerdo comercial entre la UE y Canadá, “partiría de la premisa falsa de que no ha habido una regulación previa entre nosotros”, indicó. “Nosotros no empezamos con una hoja en blanco, como otros socios externos”, señaló May, quien tampoco dijo querer una relación como la que tiene Noruega con la UE a través del Espacio Económico Europeo y que obligaría a Londres a incorporar automáticamente futuras normas aprobadas por los Veintisiete sin poder influir en ellas.

Por eso, pidió negociar un acuerdo fundado en los intereses comunes. Manifestó que su país seguirá contribuyendo al presupuesto de la UE hasta 2020 y solicitó un periodo de dos años de transición, tras abandonarla en marzo de 2019. Así, argumentó, hasta 2021 “la gente y las empresas se beneficiarían de un periodo de ajuste a los nuevos acuerdos”.

En cuanto a la cantidad que el Reino Unido tendrá que pagar a las arcas comunitarias en aplicación de los compromisos ya adquiridos y por aportación a políticas decididas con el acuerdo británico, aseguró que “algunas exigencias son exageradas”, sin citar cifras. Y criticó que “en este momento las negociaciones estén centradas en la cantidad que abonará el Reino Unido a la UE”.

En materia económica, apoyó encontrar “soluciones creativas para una nueva relación económica que genere prosperidad para todos los ciudadanos” de Europa. También habló de una “cooperación fuerte y sólida” en otros desafíos, como la gestión de “los intensos flujos migratorios o la lucha contra el terrorismo”, el cambio climático o la defensa del libre comercio.

“Puede que estemos abandonando la UE, pero no estamos dejando Europa”, concluyó.El discurso de Theresa May fue una “traición” y muestra que la primera ministra quiere abandonar la UE “solo de palabra”, dijo el miembro del Parlamento Europeo Nigel Farage, ex líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP). “La gran traición del Brexit continúa: Theresa May mostró en Florencia que todo lo que quiere es apaciguar a la élite de Bruselas”, escribió Farage en el diario The Daily Telegraph. Por su parte, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, afirmó que el Gobierno británico todavía no aclaró qué tipo de relación tendrá el Reino Unido con la UE tras el Brexit. “El único avance parece ser que la primera ministra escuchó al Partido Laborista y se enfrentó a la realidad de que el Reino Unido necesita una transición para proveer estabilidad para empresas y trabajadores”, dijo el líder del principal partido de oposición tras el discurso de May en Florencia. “Eso es porque Theresa May y sus colegas del gabinete conservador están dedicando más tiempo a negociar entre ellos antes que con la UE”, cuestionó Corbyn, en referencia a las divisiones entre los propios miembros del Partido

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios