El Foreign Office británico vuelve a reconocer la validez del Tratado de Utrecht

  • El Reino Unido insiste en que la independencia de Gibraltar no es una opción valida sin el consentimiento de España

Comentarios 3

El Foreign Office británico trasladó recientemente a la Cámara de los Comunes que la posición del Gobierno del Reino Unido sobre la independencia de Gibraltar es que ésta sólo sería una opción con el consentimiento de España, reconociendo así la vigencia del Tratado de Utrecht, posición que no comparte el Ejecutivo del Peñón.

Esta afirmación del ministerio forma parte de un memorándum elaborado en respuesta a una petición de información del comité selecto de Asuntos Exteriores sobre las responsabilidades de este departamento gubernamental en relación a los territorios británicos de ultramar.

"La soberanía es un asunto en curso para Gibraltar en el que España reconoce la soberanía británica sobre el Peñón pero no sobre el istmo, las aguas -a excepción del puerto- y el espacio aéreo sobre todo el territorio. El Reino Unido apoya el derecho o principio de autodeterminación, pero éste de ser ejercido de acuerdo con el capítulo de las Naciones Unidas y otras obligaciones de tratado", puntualizó el Foreign Office en su informe.

Agregó el Ministerio de Asuntos Exteriores que encabeza David Miliband que, en el caso de Gibraltar, estas obligaciones incluyen el Tratado de Utrecht de 1713 por el que la soberanía del Peñón fue cedida al Reino Unido. "Pero el tratado también establece que, en el caso de renuncia por parte del Reino Unido, el derecho de retrocesión recaería en España. Por tanto, la independencia sólo puede ser una opción con el consentimiento de España. Sin embargo, el Gobierno británico ha repetido de forma clara que no llegará a ningún tipo de acuerdo por el que la soberanía de Gibraltar pase a otro Estado en contra de los derechos acordados libre y democráticamente por los gibraltareños. Más aún, Londres ha dejado claro que no iniciará un proceso de negociación con el que Gibraltar no esté de acuerdo", finaliza el apartado del informe respecto al Peñón.

Por otro lado, los ministros de Asuntos Exteriores de España y el Reino Unido, Miguel Ángel Moratinos y David Miliband, y los embajadores de ambos países en la Unión Europea (UE) intercambiarán ayer cartas para establecer una nueva relación entre ambas diplomacias que permita ampliar el ámbito de las comunicaciones a las autoridades de Gibraltar.

Tal y como adelantó este diario, este intercambio ampliará el acuerdo bilateral al que llegaron España y el Reino Unido en noviembre del año 2000. A partir de ahora, las comunicaciones relacionadas con convenios mixtos o tratados internacionales en los que no participe la Unión Europea también deberán pasar por Londres antes de ser transmitidas a las autoridades de Gibraltar.

Las comunicaciones vinculadas a asuntos que no eran competencia exclusiva de la UE o sobre los que no existía responsabilidad comunitaria no estaban incluidas en el protocolo de 2000.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios