Voces del Sur. Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior

"España es un ejemplo de política migratoria, con gobiernos del PP y del PSOE"

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante la entrevista El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante la entrevista

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante la entrevista

Een el interior la comisaría de la Policía Nacional de La Línea, Zoido se desvía a cada paso para adentrarse unos segundos en cada dependencia y saludar personalmente a los agentes. La llegada de policías y guardias civiles de refuerzo ha puesto freno en la localidad a la progresiva escalada de violencia impulsada por los narcotraficantes.

-Los resultados de esos refuerzos son ya visibles. ¿Es suficiente o hay que ir a más?

-El compromiso que tiene el Gobierno de España es seguir incrementando el número de plazas para que ingresen más policías y guardias civiles, como se ha hecho este año, con más de 5.000 puestos en ambos cuerpos. Pero hasta que no se cubran todas las plazas en La Línea, que tiene un nivel de plantilla por encima de la media nacional, habrá unidades especiales con carácter permanente rotando con el objeto de luchar contra el narcotráfico y de recuperar la buena imagen de esta zona. Es nuestra prioridad.

-¿Sabe cuántas plazas nuevas de Policía Nacional y Guardia Civil se van a crear en La Línea?

-El nivel de cobertura actual es del 84%, esperamos alcanzar pronto el 90% y en un periodo de tres años llegar al 100%. Pero entre tanto, insisto, y dada la situación del narcotráfico y del crimen organizado en la zona, las unidades especiales seguirán estando muy presentes.

-Una demanda insistente es la prohibición de navegación de las lanchas planeadoras, utilizadas para traer droga y tabaco de contrabando.

-Es una propuesta que está siendo tomada en consideración, hasta el punto de que estamos trabajando ya legislativamente para dar una respuesta en el menor tiempo posible. Hay varios ministerios con competencia en este asunto y queremos dar satisfacción a las necesidades de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Se hizo en su día en Gibraltar y nosotros vamos a dar también esa solución.

-Hace unos días se aprobaba la Declaración de Sevilla, suscrita por España, Portugal, Francia y Marruecos para luchar contra el terrorismo, el crimen organizado, el narcotráfico y las mafias que trafican con personas. ¿Qué objetivos pretenden alcanzar?

-Esa declaración es una apuesta por la puesta en marcha de proyectos sociales, de integración y de formación de los cuerpos seguridad en los países de procedencia de los inmigrantes. Hay que combatir el problema en los países de origen y de tránsito porque de esa forma no tendrán que llegar al Mediterráneo tras haber recorrido 4.000 ó 5.000 kilómetros.

-El próximo objetivo es ampliar ese acuerdo al Sahel.

-Lo haremos dentro de unos meses con varios países, como Malí, Níger, Senegal o Burkina Faso, porque cada día están más implicados en esa tarea y porque queremos compartir con ellos los proyectos que tenemos para mejorar la seguridad en esa zona. La seguridad de España comienza hoy en el Sahel. El proyecto de más envergadura que estamos desarrollando allí lo está llevando a cabo la Guardia Civil, con el general Espinosa al frente. La UE ha puesto 40 millones de euros para su desarrollo y, además de la formación de personal, está prevista la compra de equipamientos no armamentístico como todoterrenos y prismáticos de visión nocturna que permitirán combatir las actividades ilícitas.

"Cada día hay menos paraísos fiscales y Gibraltar se está modernizando en ese sentido"

-Pero el problema no es sólo de seguridad. Faltan estructuras democráticas, colegios, hospitales... ¿No están la UE y España dando pasos atrás en materia de cooperación internacional?

-España es un ejemplo en las políticas migratorias y tanto los gobiernos del PP como del PSOE han mantenido una misma línea. Hemos analizado los problemas en los países de origen y hemos tratado de ver cómo ayudar para resolverlos. Así se ha visto en Marruecos, donde la colaboración ha sido fundamental. Si no hubiese sido así nos encontraríamos con la situación a la que hoy se enfrenta Italia. También hemos colaborado con Mauritania y ahora no hay un solo cayuco que llegue a Canarias, cuando antes había 30.000 ó 40.000 personas que lo hacían cada mes. Han sido políticas magníficas que hemos puesto en marcha y son las que la UE sigue ahora. Por eso somos nosotros quienes pilotamos proyectos imprescindibles en el Sahel.

-¿No pecan muchas veces los gobiernos de dejar en manos de las ONG el desarrollo de proyectos sociales que arraiguen a la población en sus países?

-Es posible, pero es verdad que cada día la UE desarrolla más proyectos humanitarios y de generación de empleo para evitar que la gente tenga que dejar sus países.

-Luego más que un efecto llamada desde Europa, podemos hablar de un efecto huida.

-Sí.

-¿Se arrepiente entonces de lo que dijo acerca de "concienciar a las ONG de que se está para ayudar y no se está para favorecer o potenciar la inmigración irregular"?

-No... Verá. Lo que quise decir es que todos los que participamos en las políticas migratorias somos imprescindibles, también las ONG. Todos tenemos que salvar las vidas humanas e impedir que haya un efecto llamada.

-¿Es usted partidario de aplicar un código de conducta a las ONG como propone Italia?

-No hay ningún documento al respecto y la UE le ha pedido a Italia que negocie con las ONG porque de ellos ha partido la idea de contar con ese código. Este Gobierno y los anteriores vienen colaborando con las ONG desde hace décadas y no consideramos necesario ese código. Toda aquella organización que colabore en favor de los migrantes no sólo es necesaria, sino imprescindible.

-España ha acogido de momento a unos 1.500 solicitantes de protección internacional frente a los 17.000 comprometidos.

-España tiene ofrecidas para los reasentamientos todas las plazas a las que nos comprometimos a finales del mes de septiembre.

-¿Esas 17.000?

-No, no. Los reasentamientos eran 1.600. La mitad de las personas todavía no nos han llegado porque los trámites son muy lentos y no están dando buenos resultados. Cuando vas a por las personas ya no están allí, se han ido a otro lado... En un principio se dijo que las reubicaciones podían llegar hasta las 17.000 sobre un total de 160.000, pero hoy por hoy allí hay solo unas 20.000 personas.

-¿Allí dónde?

-En Italia.

-Pero también hay refugiados en Grecia, en Turquía...

-Las reubicaciones son sólo de Grecia y de Italia, nada más. Le reitero que hemos hecho ofrecimientos y que todavía no nos han llegado las personas. Mire el tuit que puso ayer el comisario europeo de Interior, Dimitris Avramopoulos, griego para más señas: "Bienvenido el esfuerzo adicional de España para reubicar a 500 inmigrantes más al mes procedentes de Italia y Grecia. Buen ejemplo de solidaridad europea".

-¿Dónde se da alojamiento a estas personas?

-Nosotros los traemos y hay solicitudes de acogida por parte de las comunidades autónomas y de algunos ayuntamientos. Analizamos cada caso y los deseos de cada familia reubicada.

-La situación en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) es calamitosa. Lo dice la Defensora del Pueblo y muchas ONG. ¿Cabe pensar en un modelo alternativo?

-Los CIE son necesarios para combatir la inmigración irregular. Los internos lo están por una orden judicial, normalmente porque están pendientes de expulsión de España. Su existencia es consecuencia de la trasposición de una legislación europea y en España existe un tiempo de estancia menor que en los países de nuestro entorno. Nuestro sistema legal es muy garantista y los internos están amparados. Los CIE nacieron con los gobiernos del PSOE en un momento en los que no había edificios de nueva planta para albergarlos y se tuvo que aprovechar instalaciones ya existentes para internar de la mejor manera posible a estas personas. Me comprometí a diseñar un nuevo modelo de CIE con todas las condiciones de habitabilidad necesarias y el primero que se va a construir será en Algeciras.

-¿Gibraltar colabora en materias como el contrabando de tabaco o en materia de control fiscal?

-Hay mucho tabaco de contrabando que procede de la zona y no sé hasta qué nivel puede estar colaborando Gibraltar, pero espero que su implicación sea mayor y que el Brexit no suponga una merma de esa colaboración.

-¿Y en materia fiscal, de control de capitales?

-Hay una normativa a nivel internacional que se viene aplicando y sin duda alguna cada día hay más problemas para ocultar el dinero de procedencia ilícita. Cada día hay menos paraísos fiscales y hay más territorios que se ofrecen a dar información sobre las transacciones económicas y financieras que se producen en su ámbito.

-¿Y en el caso de Gibraltar?

-También Gibraltar se está modernizando en ese sentido.

-¿García-Margallo se pasó de frenada al decir tras el referéndum del Brexit que antes de cuatro años ondearía en el Peñón la bandera española?

-Bueno, creo que aquélla fue una expresión coloquial y fruto más de su deseo que de lo que pueda tener visos de realidad.

-¿En Cataluña, será necesaria la aplicación del artículo 155 de la Constitución?

-Creo que no va a ser necesario recurrir a él porque hay mecanismos jurídicos que pueden frenar un referéndum ilegal y unilateral. Creo que se va a frenar antes. La prueba está en que en el Gobierno de Puigdemont nadie quiere asumir la responsabilidad, ni de la convocatoria ni de la organización del referéndum. Pasan las semanas y no hay urnas, no hay censo, no hay funcionarios para controlar el proceso y tampoco sabemos qué porcentaje de participación y de votos piensan que sería necesario para sus propósitos. Lo que hay que hacer con Cataluña es tender todos los puentes necesarios para resolver todos los problemas de la sociedad.

"ETA no está dando pasos por su voluntad. Es la victoria de los demócratas sobre los violentos"

-Hace unos días estuvo usted con Puigdemont en Barcelona para hablar sobre seguridad.

-Sí. Y fíjese qué curioso que nos pusimos de acuerdo. Celebramos la Junta de Seguridad de Cataluña, que hacía ocho años que no se convocaba, y reforzamos la cohesión con los Mossos d'Esquadra, que tienen competencias en materia de seguridad ciudadana, de lucha contra el crimen organizado y contra el terrorismo en toda Cataluña. Y me extraña que quieran una desconexión del Estado cuando hace unos días hemos sellado ese acuerdo. Los problemas que tienen los catalanes y el resto de españoles los vamos a resolver mejor si estamos juntos.

-¿Esa necesidad de tender puentes a la que alude significa que cabe aún una vía política para resolver el problema?

-La convocatoria del referéndum, que es manifiestamente ilegal, sólo la pueden parar los tribunales.

-¿Y una vez pase eso, será el momento de la política?

-Después habrá que seguir hablando, pero todo lo que aluda a la soberanía nacional, a cómo y dónde queremos vivir, deberá decidirse entre todos. Eso es un principio básico y fundamental que debe inspirar la acción de Gobierno.

-Usted, que ha estado en ambos lados de la trinchera. ¿Existe la independencia judicial?

-Sí, totalmente.

-Hablando de jueces. ¿Qué opinión le merece la instrucción de la juez Mercedes Alaya sobre el caso de los ERE?

-Siempre he sido muy respetuoso con las instrucciones judiciales y he defendido siempre que las decisiones judiciales hay que acatarlas con independencia de que se compartan o no. Lo que sí puedo decir es que en la mayoría de los casos las decisiones de la juez han sido avaladas por la Audiencia Provincial de Sevilla. Y eso algo debe decir en beneficio de la instrucción que ha realizado. Y me quedo ahí.

-¿Es partidario de impulsar otro método para la elección del CGPJ menos dependiente de cuotas de los partidos?

-Contamos con una de las judicaturas más independientes del mundo y su profesionalidad la demuestran cada día nuestros jueces y magistrados. Ellos son los responsables de que en España el Estado de Derecho funcione y de que se cumplan las leyes. Pero si hay fórmulas para mejorar la percepción social de la independencia judicial las vamos a estudiar. Hay coincidencia tanto dentro como fuera del Parlamento en perfeccionar el modelo actual de elección de vocales del Consejo General del Poder Judicial y reforzar los mecanismos para que sean los propios jueces quienes elijan más directamente a sus vocales.

-¿Se fía de la entrega de armas de ETA y de su disolución?

-Más allá de escenificaciones de desarme, lo más importante es que ETA desaparezca para siempre de nuestras vidas. La situación final deseada es su disolución, sin etapas intermedias. Vamos a seguir trabajando en estrecho contacto con las autoridades francesas para la investigación de sus crímenes. No va a haber impunidad, con desarme o sin él. Además, ETA no está dando pasos por su voluntad. Es la victoria de los demócratas sobre los violentos.

-¿A qué o quienes se refiere cuando alude a que el problema de ETA hay que afrontarlo "sin equidistancias ni eufemismos"?

-A quienes tratan de tergiversar el verdadero relato de los 50 años de ETA. La consecuencia de tantos años de terrorismo ha sido la de miles de familias rotas, proyectos de vida cortados e hijos que no pudieron celebrar más cumpleaños con los suyos, ni más ni menos. Ellos son la razón de ser del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, un proyecto desarrollado por el Ministerio del Interior para la elaboración de un relato histórico real de tantos años de terrorismo, de sus víctimas, y también recordando quienes fueron sus victimarios. No habrá una Memoria justa si no hay una total deslegitimación del terrorismo y todas sus complicidades.

-Usted es más de Cospedal que de Sáenz de Santamaría.

-Todos somos de todos porque el Gobierno es un equipo cohesionado.

-¿Es un capítulo cerrado la Alcaldía de Sevilla? ¿Optaría de nuevo a la candidatura?

-Ahora estoy volcado en el Ministerio del Interior, que requiere el máximo de mi dedicación. El Ministerio del Interior es el capítulo que tengo abierto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios