La herencia de Amy

  • La diva del soul tenía dos millones de libras (algo más de tres millones de euros) en el momento de su muerte. Pero tres años antes su fortuna ascendía a diez. ¿En qué gastó ocho millones los últimos años de su vida?.

Comentarios 13

 La principal incógnita que rodea a la desaparición de Amy Winehouse es precisamente el motivo de su muerte. Tras el fatídico 23 de julio pasado, era lógico pensar en una sobredosis como la causa más probable. Al fin y al cabo, eran públicos y notorios los coqueteos con las drogas de la cantante, que en esa trágica fecha se sumó al Club de los 27 compuesto por multitud de artistas famosos que han muerto a esa edad. Pero el 23 de agosto la familia de Winehouse hizo público un comunicado con los resultados de las pruebas de toxicología realizadas por las autoridades y no se habían encontrado drogas ilegales en su cuerpo. La causa de su repentino fallecimiento, por lo tanto, sigue siendo inexplicable.  

Pero, si el motivo de la muerte es un misterio, casi igual de misteriosa es la cantidad a la que ascendía su fortuna en el momento de su desaparición. Y es que, según la prensa inglesa, su caro tren de vida y sus costumbres poco sanas habían hecho mermar considerablemente su patrimonio en los últimos años. 

En el momento de su muerte, Amy Winehouse tenía un caudal valorado en dos millones de libras esterlinas (3.241.000 euros), no mucho si se tiene en cuenta que en 2008 debutó en la lista de los personajes más ricos del Sunday Times con bienes estimados en 10 millones de libras (16.200.000 dólares), lo que le permitió ubicarse en la posición número diez.

Sin embargo, según indica el Daily Mail, para el año siguiente su fortuna había descendido a la mitad. En enero de 2009 se comentó que había pedido a su padre Mitch que cuidara sus bienes. Se cree que su estilo de vida lleno de excesos fue uno de los factores para que en tres años perdiera ocho millones de libras, pero hasta ahora no se sabe exactamente cómo fueron gastados sus recursos en tan poco tiempo. 

La estimación de que su dinero ascendía en total a dos millones de libras se ha elaborado con base a las cuentas de las dos compañías que tenía en propiedad, Cherry Westfield y CW Touring, que a finales de noviembre reportaron ingresos por valor de 2.004.963 libras y 8.032 libras, respectivamente. 

Sea cual sea la cantidad total de dinero que ha legado (un dato que sus herederos se reservan), su familia está decidida a utilizarlo para una buena causa. Su padre Mitch declaró en su día su intención de destinarlo a una fundación con el nombre de su hija para ayudar a jóvenes y niños con problemas sociales. "Se podría promover ayuda a niños con problemas patológicos, psicológicos o de salud, creando centros de cuidados paliativos. Queremos crear una diferencia positiva", ha manifestado.

Se desconoce si la familia pondrá en venta las dos empresas (en 2010 se estimó su valor por unos 3 millones de dólares) o seguirá gestionándolas. Sea como fuere, continúan ingresando una elevada cifra gracias a los derechos de imagen de sus canciones y la venta de sus discos, que tras su muerte, repuntaron en las listas de hits de todo el mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios