Rajoy: "Zapatero pone cara de seminarista y acaba echándole la culpa al PP"

  • El líder del PP critica que en materia económica se ha comportado "como una mezcla de Adán, Peter Pan y Alicia en el país de las maravillas".

Comentarios 40

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha acusado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de pasarse toda la legislatura "igual", creando "problemas donde no los hay" para luego poner "cara de seminarista y acaba echándole la culpa al PP". Durante un mitin en Santa Cruz de Tenerife en el que concedió mucha importancia a la inmigración, el presidente de los populares acusó a Zapatero de haberse comportado, en relación con la economía, "como una mezcla de Adán, Peter Pan y Alicia en el país de las maravillas".

Rajoy, ante casi 2.000 personas reunidas en el Pabellón Municipal de Deportes de Santa Cruz de Tenerife que le coreaban 'Oa, oa, oa, Mariano a La Moncloa', volvió a hacer una referencia al debate electoral que mantuvo con Zapatero el lunes y proclamó: "Ahora estoy preparado para ser presidente del Gobierno de España". "Vamos a ser un gobierno normal, con rumbo. España será popular y yo os puedo asegurar que seré un buen presidente para Canarias", añadió Rajoy, que dijo que su partido apuesta por "la concordia, el acuerdo y por un proyecto nacional para España", frente a la "tensión y crispación" del PSOE.

"Este hombre no tiene arreglo. Lleva toda la legislatura igual, crea problemas donde no los hay y líos innecesarios, pone cara de seminarista y acaba echándole la culpa al PP", ironizó Rajoy, que culpó a Zapatero de haberse comportado "como una mezcla de Adán, Peter Pan y Alicia en el país de las maravillas" en materia económica, pues 300.000 personas han perdido su empleo y España es el país de la UE donde "más han subido los precios". Además, consideró que al presidente del Gobierno "se le ha subido La Moncloa a la cabeza" porque "está alejado de la realidad y mucho más despistado".

Sin embargo, la parte central del discurso, por hallarse en un lugar especialmente sensible al tema, fue dedicado a la inmigración y a sus planes de poner en marcha un 'contrato de integración' para los recién llegados a nuestro país. Rajoy dijo estar "a favor de la inmigración, de que aquellas personas que puedan ganarse la vida dignamente en España vengan", pero "una cosa es estar a favor y otra que esto se convierta en una pesadilla, y eso es lo que hay que tratar de evitar en el futuro". "Quiero orden, control, ley, integración y que los derechos de los españoles no se vean perjudicados por los derechos de todos los demás", proclamó.

Para Mariano Rajoy en España "no puede entrar todo el mundo que quiera sin control porque no cabemos" y por ello remachó que "quien entre, que lo haga con contrato de trabajo". En este punto, el líder del PP consideró que, además de ser implacables con la inmigración ilegal, también hay que serlo "con las mafias que trafican con seres humanos, los esclavistas de los tiempos modernos, que se lucran con los más pobres de los pobres". El candidato del PP recordó que estuvo "hace unos días con Sarkozy y Merkel y les dije que necesitábamos una política de inmigración común, y que teníamos que ser muy contundentes, porque estamos hablando de vidas humanas y de la convivencia en los países de la Unión Europea".

El líder del PP subrayó además que "aquel que quiera un permiso de residencia tiene que aceptar algunas cosas para integrarse, porque lo peor que nos puede pasar en España es que se creen guetos". "Tienen que comprometerse a aprender la lengua española, a respetar las leyes españolas y a asumir las costumbres españolas. Es de puro sentido común. A cambio, tendrán los mismos derechos y oportunidades que los españoles, podrán tener un empleo y tendrán derecho a formación", añadió Rajoy, que reiteró que "los derechos de unos no deben perjudicar los derechos de otros", al tiempo que se comprometió a tomarse "muy en serio" el asunto de la inmigración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios