Los niños toman el protagonismo con los 'cacharritos' a mitad de precio

  • El lunes baja la afluencia en el Real, pero las casetas juveniles mantienen el lleno

Los niños toman hoy el protagonismo de la Feria Real de Algeciras con los cacharritos a mitad de precio. La rebaja del 50% en el precio del billete motivará que muchos pequeños se acerquen con sus padres al recinto, aprovechando la reducción con el consecuente alivio para todos los bolsillos. Además, son varias las casetas que reservan este día para celebrar la fiesta infantil, aunque ya ayer algunas se adelantaron a esta cita.

Aunque la oferta es variada para los asistentes, este año los algecireños no se están dejando ver tanto como en otras ediciones por las zonas habilitadas para las atracciones. La asistencia está bajando, sobre todo en el caso de los cacharritos infantiles, tal y como reconocen los feriantes. A partir de las nueve es cuando más afluencia suelen tener, ya que cuando arranca la medianoche las atracciones para los mayores toman el relevo.

Los horarios, además, se reducen. Entre las siete y las ocho de la tarde son muchas las atracciones que, pese a mantener la música encendida, están paradas ante la falta de clientes, esta era la imagen que podía verse ayer, aunque la resaca del Domingo Rociero también se dejó notar entre el ánimo de los viandantes.

La bajada en el precio del viaje tampoco ayuda en muchos casos. Aunque si acuden más personas que en los días normales, tanto el día de antes como el de después se ven afectados porque la gente se concentra en este famoso día para disfrutar de las atracciones.

Aunque el domingo la feria se vistió de gala colgando el cartel de completo, ayer se podían ver grupos de mujeres con el traje de gitana, aprovechando eso si las fiestas que celebraron algunas casetas con motivo de sus socias. No obstante, como buen lunes tocó descansar para recuperar fuerzas para afrontar el resto de la semana y eso se notó en el Real.

De todos modos, el ambiente estaba animado y cuando las horas de la tarde empezaron a correr, más personas se acercaban para aprovechar al máximo las últimas horas de luz. Unos iban y otros llegaban, esa fue la tónica del lunes. Los almuerzos se alargaron hasta las nueve de la noche en algunos casos. Aunque también sobre las ocho empezaron a llegar grupos de jóvenes dispuestos a disfrutar de la feria de día.

Las calles que concentran las casetas de ambiente más juvenil estaban abarrotadas, e incluso las que este año se están llevando la palma en afluencia registraban colas para poder acceder. Sobre las ocho de la tarde se reactivó las ganas de fiesta y empezaron a recibir asistentes para la hora de la cena. Pese a todo, el lunes las casetas familiares fueron las que más disfrutaron del Real.

Cuando llegó la noche y las luces se encendieron la feria tomó otro cariz. Las atracciones empezaron a recibir más pequeños con sus padres, aprovechando el frescor, que daba tregua a un día caluroso que sólo se aliviaba con las gotas de agua divinas, para muchos, que se desprendían en los laterales de las calles.

La fiesta de noche no recibió a tantas personas como el pasado fin de semana. Luego, hoy toca disfrutar del día festivo, ya que tanto pequeños como mayores disfrutarán al máximo de las atracciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios