Los taxistas perciben una bajada en el uso del servicio

  • La crisis se nota en el sector otro año pese a que toda la flota está operativa

Las largas colas para hacerse con el servicio de un taxi han quedado relegadas a imágenes de antaño. Ahora es habitual acercarse a la zona de parada, en la puerta de acceso al real, y ver una hilera de vehículos dispuestos a entrar en funcionamiento. Pese a que estos días son una inyección económica favorable para el sector, sí es cierto que la demanda no se acerca, ni por asomo, a lo que se solicitaba en años anteriores.

Los taxistas explican que se está percibiendo, un año más, que la crisis económica hace mella en el bolsillo de los ciudadanos. "Este año un poco más", explicaba a este diario una de las taxistas que trabaja durante los nueve días de feria. Así, subrayaba que los clientes son los que primero se dan cuenta de la situación, ya que las barreras dispuestas para los minutos de espera no suelen tener aglomeraciones de gente. "Los servicios se están haciendo al instante, pese en las horas puntuales de más afluencia".

En concreto, la flota de taxis supera los 190 vehículos y durante la semana de feria todos suelen estar en servicio para dar cobertura a la amplia demanda que se requiere, ya que no sólo es un obstáculo para los conductores la falta de aparcamientos, sino que los férreos controles de alcoholemia también invitan a tener un poco más de precaución, principalmente por seguridad.

La gran acogida que suele tener la feria permite compensar, en cierta medida, las pérdidas de meses anteriores y venideros, por lo que es habitual que todos los taxistas en activo funcionen durante todos días que duran las fiestas algecireñas. "Nos ayuda a levantar la cabeza un poco por la situación económica".

Las horas puntas suelen estar entorno al mediodía, las siete de la tarde y las dos y cuatro de la madrugada, hora en la que empiezan a cerrar las casetas. Si bien, el servicio de autobuses dispuesto desde el Ayuntamiento de Algeciras también contrarresta el uso de este servicio, aunque mayoritariamente suele ser usado por la gente joven, por lo que los taxis quedan, especialmente, relegados a las personas de mayor edad.

Al mediodía son más los treinteañeros los que usan los taxis, normalmente por las comidas que se celebran en el recinto ferial por parte de las empresas. Aunque cuando hay necesidad, no importa la edad y todos utilizan este servicio público.

Durante los días de feria los trabajadores suelen realizar jornadas laborales de entre 10 y 12 horas, para aprovechar al máximo la gran demanda ciudadana, aunque también hay a quien no le importa estar un par de horas más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios