Con la luz llega la fiesta al recinto

  • El encendido del pórtico y el primer baile en la caseta municipal, protagonizado por las cortes infantil y juvenil, dan por inaugurada la feria en honor a San Isidro

La feria de 2010 está siendo una de las más puntuales de la historia. Tanto que la portada de feria quedó iluminada cinco minutos antes de las diez de la noche, hora prevista por la comisión de festejos para inaugurar el recinto ferial que, a pesar del reloj, había sido estrenado rato antes por los más pequeños porque las atracciones llevaban minutos en marcha. 

La alcaldesa, Ángeles Ariza, acompañada por el concejal de Festejos, Salvador Acosta, y otros miembros del gobierno municipal acompañaron a las cortes infantil y juvenil en el momento del encendido del pórtico que, por su premura, pilló a muchos por sorpresa. A esa hora aún había personas rezagadas que llegaban desde la animada cabalgata. En total, según fuentes municipales, unas 3.000 personas presenciaron el arranque oficial de las fiestas de San Isidro.

Justo después del encendido, las cortes infantil y juvenil, así como las autoridades, se dirigieron hacia la caseta municipal donde la banda de música de Los Barrios interpretó el pasodoble de la Villa que fue bailado por las jóvenes y niñas junto a sus acompañantes. Fueron momentos especialmente ilusionantes para las chicas que, de esta manera, estrenaban el primero de los muchos bailes que tendrán estos días. Numeroso público, principalmente familiares, estuvieron presentes en este acto. Tras ello, las cortes y sus acompañantes fueron invitados a compartir una cena en la municipal.

A los pocos minutos de quedar abierto el recinto ferial, los barreños se animaron a entrar en las casetas aunque en muchas de ellas el primero de los actos estuvo dedicado a sus socios. Fue el caso de El Patio, la Asociación de amigos del caballo San Isidro Labrador, el Puente Grande o La Espuela. También agasajaron a sus socios y simpatizantes los miembros de la peña La Montera o los cazadores de La Gineta. En cualquier caso, hubo colas para esperar la apertura de los recintos que, en varios casos, llegaron a llenarse. La avenida 15 de mayo, donde se congregan las casetas, lucía en esos momentos llena de personas dispuestas a vivir los primeros minutos de las fiestas.

En la caseta de Los Churrascas, pasadas las once de la noche, se procedió a la coronación de la reina y damas de esta peña de amigos, una de las más veteranas de la feria barreña, tras repartir vino fino y catavinos entre sus afiliados, mientras que los amigos de Los 15-V también brindaron con vino por el inicio de los festejos.

Cabe destacar que este año está marcado por grandes cambios en la decoración interior y exterior de las casetas. Así, la caseta de Los 15-V (donde se celebró tras la copa de vino de bienvenida la cena del socio en su reservado) es una de las que presenta un nuevo aspecto totalmente diferente que el anterior, con profusión de maderas y detalles en el interior, así como una iluminación cálida y una portada con columnas de madera y balcón así como un rincón cubano.

La peña del Toro Embolao es otra de las casetas con grandes cambios. Este año luce en tonos rojizos y tierra, como una plaza de toros, con unos simpáticos burladeros incluidos a modo de barras en varios puntos que darán para más de una foto de grupo. Los Churrascas también estrenaron colores, blancos y rojos, en el interior.

En las calles del recinto, la música y la animación eran la tónica dominante con las atracciones a pleno rendimiento ya que los padres aprovecharon la hora relativamente temprana para dar un paseo con sus hijos. Los jóvenes, por su parte, se congregaban en torno a los puestos de comida rápida como perritos calientes, las siempre socorridas patatas asadas y la omnipresente hamburguesa. Para este sector de la juventud la caseta El Hormiguero estuvo amenizada con los últimos temas de moda.

El ambiente estuvo animado hasta bien entrada la madrugada, a pesar de que la jornada de hoy es laboral y lectiva en la Villa. Y es que los barreños no quisieron dejar escapar la oportunidad de estrenar por todo lo alto la feria de San Isidro y dejar en casa, aunque sea por unos días, los problemas y la monotonía cotidiana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios