Los grupos de amigos llenan las casetas del real para disfrutar del ambiente de tarde

  • La Policía Local y la Guardia Civil reforzarán su presencia a partir de la noche de hoy jueves

Los barreños parecen estar movidos por pilas recargables. El buen ambiente volvió a invadir el real a partir de las tres de la tarde, cuando las oficinas y comercios echan el cierre para trasladar la actividad diaria hasta el recinto ferial.

El parque de casetas fue nuevamente punto de encuentro para familias y grupos de amigos. El ambiente netamente barreño siguió siendo la tónica de los mañaneos de entre semana, por lo que no hubo apenas dificultades para encontrar mesas libres donde almorzar y huecos en las barras para ordenar las comandas.

Así, el ambiente se fue caldeando paulatinamente al son de las canciones de moda. La actividad en las barras de las casetas se tornó en frenética a partir de las siete de la tarde. El buen tiempo acompañó porque la brisa ayudó a refrescar la temperatura.

El alcalde de Los Barrios, Alonso Rojas, compartió una copa de feria con los trabajadores de los medios de comunicación del Campo de Gibraltar en el reservado de la caseta La Espuela. Para los informadores, el acto se convirtió en un rato de tertulia con la máxima autoridad municipal y en una despedida para muchos ante el próximo relevo en la alcaldía barreña. Sin embargo, la deformación profesional no hizo demasiado acto de presencia y los periodistas, sin que sirva de precedente, no hablaron en exceso de trabajo.

Las atracciones de feria tardaron algo más en echar a andar que las casetas. La Avenida de la Ilusión comenzó a poblarse más entrada la tarde de pequeños acompañados por sus padres, deseosos de probar suerte en los tirapichones y viajar en los cacharritos.

Por la noche, la peña de Amigos del Camino celebró una multitudinaria cena de socios, por lo que el ambiente en esta caseta estuvo marcado por la amistad entre sus miembros, quienes aprovecharon la reunión para ponerse al día de sus asuntos cotidianos. En el resto de casetas, la música acompañó a una noche cargada de bailes hasta la madrugada.

En cuanto a la seguridad, La noche del martes de feria transcurrió sin incidentes graves en cuanto a seguridad ciudadana, según indicaron a este diario fuentes de la Policía Local barreña. Las únicas notas dignas de mención fueron pequeñas broncas a las puertas de casetas donde se requería invitación para acceder, que fueron solucionadas entre los agentes policiales y los vigilantes privados de cada recinto sin que fueran a mayores.

Tanto la Guardia Civil como la Policía Local hicieron ayer balance de los primeros días de festejos en una reunión conjunta de sus mandos. Ambos cuerpos reforzarán su actividad a partir de hoy jueves, ya que la jornada de mañana, festiva en la localidad, hace prever una mayor asistencia de público al recinto.

El recinto sanitario, por su parte, ha atendido en lo que va de semana varios casos de mareos por ingesta excesiva de alcohol y pequeños cortes. El recinto cuenta con un puesto médico y ambulancia permanente, así como de voluntarios de Protección Civil, para garantizar una atención inmediata en caso de ser necesario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios