Una ciudad para los más pequeños

  • La amplia variedad de atracciones de feria instaladas en la localidad encandila a los niños

La feria se puede disfrutar a cualquier edad, pero los pequeños lo tienen un poco más fácil con las atracciones. Coches de choque, el barco pirata y los tradicionales ponis atraen la mirada de cualquier niño.

El encendido de las atracciones a media tarde implica el inicio de una larga noche de viajes, música y colores a los que es difícil no prestar atención, especialmente cuando se mide menos de metro y medio. Los viajes cuestan este año dos euros gracias a un convenio entre el Ayuntamiento y la asociación provincial de feriantes. Una medida que beneficia a los padres porque pueden ahorrarse unos euros o montar más veces a sus hijos por el mismo coste.

Los padres suelen acercarse al recinto ferial en torno a las seis de la tarde para dar los primeros viajes a sus hijos. Otros optan por dilatar la llegada al real y así poder unir la diversión de los pequeños con una copa a primera hora de la noche. En cualquier caso, los pequeños se muestran encantados. Días antes de la apertura de la feria no es difícil verlos con sus mochilas al hombro, cuando terminan las clases, haciendo inventario de las atracciones ya instaladas para comprobar si está su favorita.

Con todo, otra de las atracciones de la Feria de Los Barrios no está en el recinto, pero lleva a él. El tradicional servicio de tren urbano acerca a los barreños hasta el real entre música de rumbas y saludos a los viandantes.

El vehículo parte desde la avenida Juan Rodríguez y realiza varias paradas en su recorrido para sumar viajeros. A un coste mínimo, supone una buena fórmula para llegar al recinto sin tener que coger el coche ni buscar aparcamiento, además de un divertido viaje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios