Los barreños despiden la feria con lleno absoluto en el domingo rociero

  • Una treintena de jinetes participa en el concurso de paseo por el real de Amigos del Caballo

Final de fiesta por todo lo alto. El domingo rociero puso ayer fin a la semana de feria en Los Barrios y dejó muy buen sabor de boca entre los visitantes. La actividad en el recinto ferial comenzó antes de lo habitual, al tratarse de un domingo, lo que benefició al ambiente durante todo el mañaneo.

La jornada comenzó con el paseo a caballo, que la peña Amigos del Caballo aprovechó para celebrar un concurso de paseo para los jinetes. Los caballistas tenían que cumplir ciertos requisitos ante el jurado como pasear de lado, saludar y demostrar el control sobre los equinos. Participaron en torno a una treintena de caballistas en las modalidades de adultos, infantil y por parejas para adultos e infantil. Alguno de los jinetes sorprendió por su corta edad y maestría en el manejo.

José Manuel Rojas, miembro del jurado, destacó la buena acogida del concurso, cuyos premios -unas placas- se entregaron a las 17:00 en la caseta.

En torno a la una de la tarde el real ya estaba en plena ebullición. Muchos aprovecharon el domingo para acudir a almorzar a la feria y continuar la tarde entre bailes y atracciones.

Cabe destacar que las siete noches de feria comenzaban a pesar entre los feriantes. Sus caras reflejaban una mezcla de cansancio, alegría y motivación para apurar las últimas horas. Pero no parecía importar demasiado. Las casetas estuvieron llenas, especialmente la de la peña Toro Embolao, Los 15-V y Amigos del Camino. Todos esperaban el espectáculo de fuegos artificiales y música para despedirse hasta 2009 de la feria barreña.

Por otra parte, el ambiente nocturno de la víspera estuvo muy marcado por la presencia de jóvenes que, literalmente, tomaron el real. No sólo de la localidad, sino venidos de todos los puntos del Campo de Gibraltar.

Muchos jóvenes aprovecharon el entorno del recinto ferial para hacer botellón antes de entrar a las casetas. En cuanto al tráfico, la masiva afluencia de vehículos se dejó notar en las zonas de aparcamiento. La Policía Local llegó a multar a varios vehículos que obstaculizaban el paso a los bloques aledaños porque habían aparcado sobre la acera.

Con todo, la noche se desarrolló sin excesivos incidentes si se tiene en cuenta el alto número de personas concentradas en un lugar relativamente pequeño. En torno a las 5:00 hubo un conato de altercado en la calle que obligó al cierre temporal de varias casetas para evitar que la pelea fuese a mayores, lo que finalmente no sucedió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios