Medio millón de bombillas iluminan un recinto ferial que estrena portada

  • Unas 1.500 personas esperan en el monumento a las ganaderías bravas, junto a la entrada al recinto, el encendido de la iluminación. La reina y damas abren la municipal bailando el pasodoble de la Villa

Comentarios 2

Y se hizo la luz. A las 22:15 horas de anoche, el recinto ferial barreño quedó oficialmente inaugurado cuando los integrantes de la comisión de festejos, las autoridades municipales, así como las cortes infantil y juvenil asistieron al encendido de las luces de la nueva portada del real barreño bajo los sones del pasodoble de Los Barrios.

La edición de este año enlaza las novedades una detrás de otra. Al contrario que otras ferias, el encendido de las luces de la portada se hizo mediante la pulsación de un interruptor. Todas las bombillas se encendieron al unísono, lo que levantó una ovación entre los vecinos congregados junto al monumento de las ganaderías bravas. Sólo en ese punto se reunían más de 1.500 personas dispuestas a vivir sus primeros momentos de feria.

La puerta principal del recinto ferial, situada junto a la rotonda a las ganaderías bravas, está decorada con motivos florales y luces de tonos vivos. Así mismo, el resto de entradas al recinto están coronadas por pórticos iluminados.

Acababa de terminar la cabalgata inaugural y los barreños ya demostraban ganas de fiesta. Así, los integrantes del cortejo inaugural, encabezados por la banda municipal de música, fueron recorriendo las calles e iluminándolas a su paso, lo que pilló a más de uno de sorpresa.

En total, este año la ciudad ferial está iluminada por 500.000 bombillas, la mayor parte de bajo consumo. A este monto hay que sumar las que ya de por sí aportan los feriantes en sus atracciones.

Tras cumplir con el protocolario encendido del alumbrado, el alcalde, Alonso Rojas, y la corte juvenil se dirigieron hasta la caseta municipal para degustar una copa de vino fino a sus puertas junto a otros miembros de la Corporación. Allí, un grupo de venenciadores recibió a todos los vecinos con vino y un pequeño tapeo.

Las primeras en entrar, la reina juvenil, Alicia Rasteu, y sus damas hicieron su primer baile con una banda sonora de excepción: el pasodoble de la Villa. El concejal de festejos, Salvador Acosta, también se apuntó a la hora de dar los primeros pasos. Tras ello, la orquesta Vuelo Charter puso la primera actuación musical de la noche. Otras tantas orquestas hicieron lo propio en el resto de casetas, que abrieron sus puertas pasadas las once y media de la noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios