Los jóvenes disfrutan con intensidad en sus casetas

  • La Lola, La Gitanilla, El Templo y El Guan Nai son las casetas que obtienen mayor éxito entre un público joven que busca buena música para bailar con los amigos

Después de un paseo por el recinto ferial y haberse  divertido en las  atracciones  llega  el momento de las casetas. Cientos de jóvenes  esperan el momento de entrada a estos establecimientos con gran entusiasmo.

En este tipo de  locales se pueden encontrar  todo  tipo de público, aunque los jóvenes son los más representativos. También asisten visitantes procedentes de otras regiones y países.

Las casetas juveniles reflejan un concepto diferente a las tradicionales. Entradas con gran colorido y diseño rompedor. En su interior hay una ausencia de servicio hostelero, de sillas y mesas. Las pistas de baile son más grandes debido a las enormes energías de la juventud. Los más atrevidos no dudan en saltar a la pista y mover el esqueleto.

Sobre las dos de la  madrugada  las barras se encuentran a rebosar, pero nada tiene que ver horas más tarde cuando puede verse a los fiesteros acompañados de una copa y su pareja al son de la  música. En algunas casetas hay personal contratado que se dedica a amenizar la noche bailando en las barras y entre el público.

Se crea un buen ambiente entre  grupos de amigos y familiares que buscan  pasar un buen rato de diversión. Pero en determinadas horas de la noche las instalaciones están  a rebosar y a veces resulta difícil encontrar un hueco para bailar. Cuando llegan las tres de la  madrugada se forman enormes colas en la puerta de las casetas en las que se espera con nerviosismo. Muchos  chavales prueban a entrar en las casetas de moda, pero si no tienen invitación  o la edad requerida, no pueden acceder a ellas.

Las casetas de más éxito son  Los Bribones, los Chinitos, La Lola, La Gitanilla, El Guan Nai, Bora-Bora y  El templo. La Lola estrenada en el año anterior tiene una gran acogida por los visitantes  de la  Feria.

Los Canallas es otras de las novedades con un ambiente de  jóvenes a partir de 25 años. En este local decorado con tonalidades  roja, blancas y negras y  algunos  retratos del Padrino o de Marlon Brandon, se pueden escuchar canciones rocieras y flamenco actual. Esta instalación tiene una puerta  interior que conecta con la peña Turi Turi.

Los precios en estas casetas siguen siendo similares a los del año pasado que fue cuando se apreció una considerable subida, pero nadie se preocupa mucho de esto cuando la música suena y la fiesta no para hasta las siete de la mañana, cuando llega el momento de volver a casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios