Algeciras debe su Feria Real a la cita ganadera

  • Del 20 al 22 de junio se ha celebrado el 159 concurso de ganado vacuno y el primero de caballos de pura raza que ha sido puntuable.

La Feria Real de Algeciras debe su existencia y su nombre a la Feria de Ganado. El gerente de Festejos de Algeciras, Antonio Berrocal, precisa que la génesis de esta gran fiesta fue hace 159 años y surgió gracias a la ganadería. “Este año la cita ganadera y las Jornadas de Tauromaquia son las dos niñas bonitas de la Feria de Algeciras”, sostiene.

La feria ganadera en sus orígenes fue transaccional. Había subastas y la gente con ganado intercambiaba con otros los cereales. “Feria significa transacción y la gente cambiaba un burro por comida o un caballo por vacas. Por supuesto, en los tiempos que corren la feria tiene otros menesteres”, puntualiza Berrocal, gran conocedor de los orígenes de la feria.

Asimismo, explica que gracias a la cita ganadera surge la feria taurina. “La gente venía a este importante acontecimiento y para que se quedaran más días se pensó en organizar una corrida de toros que atrajera a más personas e hiciera que permanecieran más tiempo en la ciudad”, relata el gerente de Festejos. Por tanto, puede afirmarse que los importantes carteles taurinos también nacieron a la sombra de los albores de la  feria ganadera.

Pero como todo evoluciona, el encuentro también y en la actualidad es una exposición de ganado. La edición 159 se celebrará en las carpas instaladas en el polígono La Menacha del día 20 al 22 de junio, junto al estadio del Nuevo Mirador.

Según el gerente de la delegación de Feria y Fiestas, la intención del Ayuntamiento es potenciar la Feria de Ganado “por el respeto a nuestros orígenes”. Este año además al ganado autóctono retinto y al caprino que el año pasado visitó el certamen por primera vez, se une el primer Concurso Morfológico de Caballos de Pura Raza Española. “Y nos metemos en el circuito. Así el caballo que gane en Algeciras optará al premio al mejor de toda España”, adelanta. Por ende, en esta ocasión se ha triplicado la superficie prevista para el evento. “El Consistorio ha contratado también por primera vez a dos empresas especializadas en acontecimientos ganaderos”, afirma. El atractivo para las familias que acudan, además de que los pequeños contemplen que la leche no se hace en laboratorios, serán los magníficos ejemplares así como el disfrute  en la carpa de comida y bebida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios