El verano se salda con cinco actos leves de 'kale borroka'

  • Ares celebra el "histórico" registro de violencia callejera y Bildu acusa al consejero de vulnerar la libertad de expresión.

Los meses de julio y agosto han terminado con sólo cinco actos de violencia callejera en el País vasco, ninguno de ellos considerado como grave, frente a los 35 del año pasado, según ha anunciado el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares.

Ares compareció ayer en una conferencia de prensa para ofrecer un balance de los festejos de las distintas localidades de Euskadi -las últimas de las capitales, las de Bilbao, terminaron este domingo- y calificó de "histórica" la escasez de actos de kale borroka de este verano.

La situación de "desaparición" de la violencia callejera de Euskadi se ha debido, según apuntó, a la práctica de una política que ha llevado a los radicales a la conclusión de que los responsables de estos actos sean detenidos y puestos a disposición de la Justicia, y de que "el único camino que les queda es hacer política a través de los cauces legales".

Según sus datos, en verano de 2009 se registraron 53 actos de violencia callejera, diez de ellos considerados graves; en el mismo período de 2010, fueron 35 episodios violentos, cinco de ellos graves, y este año la cifra se ha reducido a cinco y ninguno de ello se tipificó como grave.

El consejero también valoró la ausencia de incidentes en las diferentes manifestaciones y actos convocados durante las fiestas por el entorno de la izquierda abertzale y resaltó que los convocantes se "han ajustado" tanto a las disposiciones judiciales como a los cambios de recorrido que, en su caso, ha impuesto el departamento de Interior.

Respecto a la colocación de carteles y pancartas, y la realización de pintadas, en su mayoría relativas al acercamiento de los presos de ETA, Ares señaló que "cada vez son menos, aunque sigue habiendo una minoría dispuesta a impulsar actos delictivos de enaltecimiento del terrorismo".

Por su parte, la izquierda abertzale respondió a la declaraciones de Ares diciendo que la política de crear tensión y crispación" y "la constante vulneración de derechos básicos" que "impulsa" el consejero vasco de Interior "nada ayuda a avanzar en el proceso de normalización política".

La antigua Batasuna aludió al balance de los festejos de las distintas localidades vascas y atribuyó la "desaparición" de la violencia callejera de Euskadi a la práctica de una política que ha llevado a que los responsables de estos actos sean detenidos y puestos a disposición de la Justicia.

La izquierda abertzale "consideró que Ares roza el cinismo al asegurar que las actuaciones policiales y las múltiples prohibiciones de actos y movilizaciones" de este verano "tengan por objetivo conquistar definitivamente los espacios públicos para la convivencia y la libertad".

La antigua Batasuna lamentó la "constante vulneración de derechos básicos, como el derecho a reunión, manifestación o expresión" que, a su juicio, se ha producido "este verano" por parte del departamento de Interior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios