Dos 'superdebates' a cara de perro

HABEMUS cara a cara. Por fin, el PSOE y el PP se pusieron ayer de acuerdo para que Zapatero y Rajoy celebren los dos mano a mano televisivos, el 25 de febrero y el 3 de marzo, en plena campaña electoral. La Academia de Televisión se encargará de organizarlos y habrá una señal única para todas las televisiones. Ahora tan sólo resta elegir a los moderadores.

No existen precedentes de un cara a caraentre Zapatero y Rajoy de estas características, pero sí los ha habido en el Congreso de los Diputados, aunque el formato televisivo es diferente. En el último Debate del estado de la Nación, el actual presidente del Gobierno desarboló a Rajoy cuando, tras tacharlo de "faltón", le atacó directamente. El líder del PP, sorprendido, dudó y balbuceó intentando mantener viva la petición de las actas de ETA. La imagen física tampoco es su fuerte. A su favor, Rajoy cuenta con la ventaja de que domina mejor el medio televisivo, que resulta muy agradecido con aquellos que, como él, destacan por ser directos y claros. En su contra, Zapatero tiene la tendencia natural a divagar por la densidad de datos y la conexión entre temas diferentes que caracterizan sus argumentaciones. Éste irse por los cerros de Úbeda lo compensa con una imagen más atractiva.

En los dos debates, Zapatero buscará movilizar al electorado socialista, apelará al voto útil, intentará mostrar firmeza y españolidad -la palabra España la reiterará- y atacará el flanco catastrofista del PP. La abstención y los actos fallidos vinculados a la frivolidad de Zapatero son los principales escollos que afrontan los socialistas. Rajoy, por su parte, recordará a su electorado que ya llegó el día, será especialmente claro en sus propuestas de inmigración, delincuencia y economía doméstica, rebajará el tono del discurso territorial, golpeará sobre la fallida negociación con ETA e intentará, sobre todo, transmitir credibilidad y fiabilidad. La baja valoración de su candidato y una oposición al Gobierno sin excluir asuntos de Estado son los principales obstáculos que intentan sortear los populares. Por lo ajustado que se prevén los resultados, los debates serán a cara de perro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios