Una marcha multitudinaria reactiva el independentismo

  • Cientos de miles de personas exigen la libertad de los 'Jordis' y diálogo

  • Catalunya en Comú y los sindicatos UGT y CCOO se unen a la movilización

Comentarios 3

Más de 300.000 personas participaron ayer en Barcelona en una manifestación convocada por la plataforma Espai Democràcia i Convivència para reclamar la libertad de los presos soberanistas encarcelados y que se busquen "espacios para el diálogo y la negociación política" para desbloquear la crisis. Según la Guardia Urbana, la convocatoria congregó a 315.000 manifestantes, mientras los organizadores han elevado la cifra hasta las 750.000 personas. Muchos de los participantes en la marcha llegaron de poblaciones de toda Cataluña en 957 autocares, según informó la organización.

La manifestación reunió a una amplia representación de instituciones, partidos políticos y entidades de diversa índole, con el presidente del Parlament, Roger Torrent y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como máximas autoridades en la cabecera de la marcha.

Convocada bajo el lema Por los derechos y las libertades, por la democracia y la cohesión, os queremos en casa, la manifestación coincide con los seis meses del encarcelamiento de los líderes independentistas Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, y Jordi Sànchez, ex presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y actual diputado de JxCat.

Así, a lo largo de los cerca de dos kilómetros del recorrido, los manifestantes han portado numerosas camisetas y otras prendas amarillas, pancartas con lemas "libertad para los presos políticos" o "yo también soy CDR -comités de defensa de la república-", además de banderas esteladas.

Además del presidente del Parlament y la alcaldesa de Barcelona, una amplia representación de las formaciones independentistas de Junts per Catalunya, el PDeCAT, ERC, y la CUP secundaron la manifestación, al igual que Catalunya en Comú-Podem.

Entre otros, asistieron Elsa Artadi y Eduard Pujol (JxC), Marta Pascal (PDeCAT), Marta Vilalta (ERC) y Xavier Domènech, quienes en declaraciones a los medios coincidieron en destacar la transversalidad de la manifestación de ayer contra la "regresión" de los derechos y libertades y la "deriva autoritaria" del Estado.

Torrent apeló a la unidad de los demócratas con un "frente transversal y plural" ante la "agresión" a los derechos y libertades y la "amenaza a los pilares fundamentales" , más allá de proyectos políticos y de ideologías, porque nadie puede permanecer "impasible" ante esta situación.

Junto a instituciones y partidos, asistieron también representantes de las entidades soberanistas Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, y los líderes de los sindicatos CCOO y UGT en Cataluña, Javier Pacheco y Camil Ros. La plataforma "Espai Democràcia i Convivència" está integrada por diversas entidades, asociaciones y sindicatos, entre ellos CCOO y UGT, que abogan por el diálogo y critican "utilización abusiva y desproporcionada" del código penal y de la figura de la prisión preventiva.

La pareja de Jordi Cuixart, Txell Bonet, leyó unas palabras del presidente de Òmnium en las que resaltó "la capacidad del pueblo catalán de unirse en momentos de injusticia, por la deriva autoritaria de un estado que utiliza la prisión provisional de una manera injustificada".

Por su parte, Oriol Sànchez, hijo de Jordi Sànchez, leyó también una carta de su padre que agradecía la asistencia de los presentes y concluía con la afirmación de que "un Estado autoritario nunca podrá gobernar a un pueblo libre".

La petición de excarcelación de los dos Jordis se extendió durante la manifestación y en el acto final al resto de presos soberanistas encarcelados en distintas prisiones: Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Turull, Carme Forcadell, Dolors Bassa, Raül Romeva y Josep Rull.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios