fútbol Arcos CF-UD Los Barrios (0-3) / Algeciras CF-CD Cabecense (1-1) / Real Balompédica Linense-Lorca Deportiva (2-0) / CD San Roque-CD Pozoblanco (0-1)

Un español confiesa que ayudó a enviar a combatientes a hacer la yihad

El presunto líder de una célula yihadista radicada en Melilla y desarticulada en 2014 confesó ayer en el juicio que ayudó a enviar combatientes a Siria, Libia y Malí para luchar en algunas organizaciones terroristas como, Daesh, Al Qaeda o Jabhat al Nusra, y "hacer la Yihad". El converso español de origen belga Mustafa Maya Amaya, considerado el "principal dinamizador de esta red" y para quien la Fiscalía pide 14 años de cárcel por un delito de integración en calidad de promotor, reconoció los hechos de los que se le acusa y confesó que ayudó a "muchísima gente" a trasladarse a zonas de conflicto para combatir en las filas de organizaciones terroristas de la órbita de Al Qaeda.

La Audiencia Nacional lo juzga desde ayer junto a cinco miembros de dicha célula terrorista que, según los investigadores, pudo enviar hasta 28 yihadistas a zonas de conflicto. Según la versión de Maya, él no se dedicaba a reclutar o enviar combatientes, sino que, a través de internet, ponía en contacto a voluntarios que querían viajar a países como Malí, Libia o Siria con otros intermediarios radicados allí y que les podían ayudar proporcionándoles información y recursos.

La Audiencia Nacional juzga a una red yihadista descabezada en Melilla en 2014

"Gente que no sabía bien el Corán, yo le proponía venir a Melilla, buscar trabajo, buscar una madrasa (escuela coránica) en Marruecos para seguir el Corán y cuando sabía algo más le enviaba a otro sitio", dijo el acusado, que después especificó que el objeto del viaje era hacer la yihad.

Otro acusado, Chafik Jalel ben Amara, para el que la Fiscalía pide la pena menor (8 años de prisión por colaboración), negó tajantemente que Maya le pidiese ayuda para confeccionar documentación falsa para futuros combatientes: "En absoluto, no soy traficante de documentación".

El resto de acusados, que se enfrentan a 12 años de prisión, confesaron que contactaron con Maya porque tenían interés en viajar a Siria "para luchar contra el régimen de Al Asad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios