La Unión Europea sigue con "preocupación" las posibles "consecuencias" del reto secesionista

La Comisión Europea (CE) está en vilo y sigue con "preocupación" el desafío independentista en Cataluña por las "consecuencias" que pueda acarrear no sólo para España, sino también para el bloque comunitario, pero considera que es un asunto de régimen interno sobre el que no debe pronunciarse más allá de lo que ya ha hecho, según aseguró ayer en rueda de prensa Martin Selmayr, jefe del gabinete del presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.

"Esto es algo que tiene que ser resuelto en España y todo lo que yo pudiera decir aquí no ayudaría a la situación. Pero lo seguimos con preocupación, estén seguros de ello", respondió Selmayr a una pregunta a propósito Cataluña en un acto en el Centro Europeo de Estudios Políticos (CEPS).

"Tendremos que estar atentos a la situación y a sus consecuencias, sean cuáles sean", prosiguió, después de apuntar que éste es un ejemplo más de lo dicho por Juncker sobre la Unión Europea, en cuanto a que "no hay tiempo para la complacencia" porque hay "nubes en el horizonte" de Europa.

Selmayr expresó también su preocupación personal por Cataluña, pero dejó claro que no añadiría "ni una coma" a la posición institucional que mantiene el Ejecutivo comunitario.

La Unión Europea viene repitiendo desde hace semanas que se atiene a lo que dictaminen el Tribunal Constitucional y el Parlamento español en esta materia, porque es un asunto "de orden interno", y que cualquier debate sobre la independencia debe tener como "punto de partida" el respeto al orden constitucional y jurídico del Estado miembro.

"Esto es algo que tiene que ser resuelto en España y todo lo que yo diga aquí no ayudaría a la situación. Pero lo seguimos con preocupación, estén seguros de ello", remachó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios