El Senado, nuevo escenario para la petición de un referéndum y la autodeterminación

  • Los grupos de la Cámara Alta han presentado las mismas enmiendas para la reforma constitucional que en el Congreso. El PSOE y el PP no tienen intención de introducir cambios.

Comentarios 11

Los grupos del Senado han decidido presentar las mismas enmiendas que registraron en el Congreso para la reforma de la Constitución, incluidas las relativas al derecho de autodeterminación o a la celebración de un referéndum, petición esta última a la que en la Cámara Alta se suma ERC.

Superado el obstáculo del Congreso, que dio luz verde a la reforma el pasado viernes, los cambios del artículo 135 de la Carta Magna llegan ahora al Senado, donde a las 20:00 de este lunes finalizó el plazo de presentación de enmiendas.

La reforma constitucional, que consagra en la Carta Magna la estabilidad presupuestaria de las administraciones públicas, tiene que ser aprobada por los tres quintos del Senado, lo que equivale a 157 escaños, ya que actualmente hay 261 senadores.

Este martes al mediodía, la Mesa de la Cámara Alta tiene que calificar las enmiendas antes de que pasen por la Comisión Constitucional, una hora después. Será al día siguiente, a las 16:00, cuando se debatan en el pleno.

Si las cosas transcurren como en el Congreso, es de prever que la Mesa del Senado no admita las enmiendas relativas al derecho de autodeterminación o a la convocatoria de un referéndum, y que el pleno del miércoles rechace las alegaciones que todavía permanezcan vivas con la mayoría del PSOE y del PP.

De hecho, si se aprobara alguna enmienda el texto tendría que volver al Congreso, lo que obligaría a convocar un pleno urgente en la Cámara Baja esta misma semana, ya que, por ley, luego tiene que abrirse un plazo de quince días por si algún grupo quiere pedir la celebración de un referéndum antes de que el 27 de septiembre se disuelvan las Cortes Generales por la convocatoria electoral.

El PSOE y el PP no tienen intención de introducir cambios para no tener que alargar más los plazos e incluso el portavoz del Gobierno, José Blanco, ya descartó el pasado viernes un posible acuerdo con CiU y dijo que no veía ámbitos de negociación.

Los nacionalistas catalanes presentarán en el Senado las mismas enmiendas que en el Congreso, en las que principalmente se aboga por respetar la autonomía financiera de las comunidades y que cada una de ellas pueda fijar el límite máximo de déficit.

Según han explicado fuentes de CiU, es probable que sus senadores adopten la misma postura que sus diputados en el Congreso el pasado viernes, es decir, no participar en la votación.

Tampoco se espera que participen en la votación los senadores del PNV, y más si la Mesa rechaza su enmienda sobre el derecho de autodeterminación, tal y como ocurrió en la Cámara Baja. Además, los nacionalistas vascos intentarán introducir en el articulado una referencia expresa a los territorios forales vascos para no constreñir su capacidad financiera.

ERC, al igual que otros partidos de la izquierda parlamentaria, abandonará el salón de sesiones en el momento de la votación, según fuentes de esta fuerza política. Los republicanos catalanes también mantienen las alegaciones que registraron en el Congreso, entre ellas una que reclama el derecho de autodeterminación de Cataluña, e incluye una de apoyo a la celebración de un referéndum para que los ciudadanos ratifiquen en las urnas la reforma de la Constitución.

Su propuesta es que se recoja una disposición final única en la que se señale que los cambios entrarán en vigor una vez que la reforma haya sido aprobada en referéndum por los ciudadanos. Otra de sus enmiendas apuesta por suprimir la totalidad de la reforma por considerar que no es ni urgente ni necesaria, que liquida la autonomía financiera de las comunidades, obvia la heterogeneidad competencial y reduce el Estado del bienestar.

ICVplantea varias enmiendas para ir suprimiendo todos y cada uno de los nuevos puntos del artículo 135 y de las disposiciones adicionales, con el objetivo de mostrar su "rechazo frontal" a la propuesta de reforma, tanto por razones de forma como de fondo. A la vez, quiere que se introduzca la convocatoria obligatoria de un referéndum ante "el impacto económico y social y el gran debate que ello ha generado". El BNG, por su parte, ha presentado una enmienda para suprimir toda la reforma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios